El Sahel o Sáhel  es la zona ecoclimática y biogeográfica de transición entre el desierto del Sáhara en el norte y la sabana sudanesa en el sur. Se extiende a través del norte del continente africano entre el Océano Atlántico y el Mar Rojo.

El Sahel cubre total o parcialmente el territorio (yendo de oeste a este) del norte de Senegal, el sur de Mauritania, Malí, la parte sur de Argelia, Níger, Chad, el sur de Sudán y Eritrea. Está delimitado en el norte por el Sáhara y en el sur por la menos árida sabana.

En un hecho sin precedentes, siete de los ocho países del Sahel han declarado el estado de emergencia por la crisis alimentaria derivada de una suma de factores estructurales como la pobreza o la falta de acceso a los servicios básicos, así como otros hechos recurrentes en los últimos años como las sequías, la baja producción de cereal y forraje y la subida de los precios de los productos de primera necesidad. La FAO calcula que la producción de cereales ha caído un 25% en 2011 y en algunas zonas de Mauritania y Chad sólo han podido recoger la mitad de la cosecha.

La inseguridad general en la región y, en las últimas semanas, la escalada del conflicto entre tuaregs y el gobierno de Malí no ha hecho más que complicar la situación de los afectados. Unas 200.000 personas han salido de sus aldeas, la mitad se han ido a otras zonas del país y la otra mitad han huido a los países vecinos.

Hace una década que las lluvias son muy irregulares en el Sahel, pero los dos últimos años han sido extremadamente secos. A muchos agricultores hace tiempo que se les acabó las cosechas y sin agua es imposible volver a plantar. A los ganaderos se les están muriendo los animales. Decenas de miles de mujeres y niños vagan por el desierto buscando refugio y comida en Argelia, Burkina Fasso, Mauritania o Níger.

“Hay una doble crisis -ha dicho el jefe de operaciones de la Cruz Roja para África Occidental- la inseguridad alimentaria que asola la región y los enfrentamientos en el norte de Malí“. “Cualquier desplazamiento masivo de población dificulta la gestión de la ayuda y eleva el nivel de crisis”, apostilla la responsable de Cooperación Internacional para África de Cruz Roja Española, Cristina Domínguez. Unicef alerta de que un millón de niños están al límite de la malnutrición severa.

El golpe de estado en Malí es un ejemplo del coctel explosivo en el que se ha convertido el Sahel, sobre todo tras la “primavera árabe” en el norte de África. Centenares de presos salieron de las cárceles, entre ellos muchos reclusos acusados de pertenecer a grupos yihadistas, que encontraron de nuevo la libertad de movimiento.

Tráfico de armas

En el caso de Libia miles de armas y milicianos salieron por ese patio trasero tan incontrolable como es el Sáhara y sus estribaciones en el Sahel. Armas y milicianos han ido a parar a grupos terroristas como Alqaeda en el Magreb, Boko Haram o Al Shabab en Somalia. A ellos hay que añadir los traficantes, tanto de droga como de personas.

Demasiados conflictos a pocos kilómetros de Europa. Desde la caída de Gadafi los servicios de seguridad de la zona, Estados Unidos y Europa han mantenido intensos contactos y han mostrado su preocupación porque el Sahel se ha vuelto incontrolable, más de lo habitual.

En ese peligro se mueven decenas de miles de personas que, como decía un tuareg llegado a Argelia, “no huimos sólo del hambre, sino de algo peor, de la muerte”. Los organismos internacionales creen que son necesarios 700 millones de euros para mantener la distribución de ayuda alimentaria y sanitaria y evitar que miles de africanos mueran de hambre. Los meses de junio y julio serán determinantes.

Pues ya estamos en Junio/Julio y sigue sin pasar nada, tendrá que ocurrir, desgraciadamente,  alguna muerte de algún occidental o algún secuestro para que esto salga en las televisiones y en los medios en general. Así es el comportamiento cínico y malvado del G20 y las grandes economías y bancos que rigen el planeta.

Saber que con 700 millones de euros (estimación de los organismos oficiales) se “casi” resuelve el problema y que le demos 24000 millones a Bankia, por poner un ejemplo, me parece una asquerosa obscenidad. Desde aquí mi denuncia y mi más absoluta repulsa a esta infame actitud.

En este Clip presento imágenes tomadas este mes de mayo (2012) con algunas imágenes de Sebastiao Salgado de la anterior crisis del Sahel. Esto ocurre ahora mismo. ¡¡¡OCURRE!!!, y nosotros con la Crisis, ¡qué mala sombra!.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s