Cueva del Tesoro

Esta mañana leyendo la prensa del día me he encontrado con una noticia llena de esperanza y que me recordó inevitablemente a Manuel Laza, sufridor en primera persona de todas las dificultades que lleva superadas para que esta cueva – patrimonio cultural de Andalucía (B.I.C.)- resista el llamado “mal verde”, aquí pongo el enlace al artículo del periódico:

Rincón iniciará en breve la eliminación del ‘mal verde’ en la Cueva del Tesoro

El llamado Mal verde

Esto me llevó a repasar esta misma mañana la primera edición de Gargoris y Habidis  que se publicó en este país, escrita por D. Manuel Laza Palacio. Así pasé a recorrer más detalladamente toda su obra, encontrando aquí en la red suficiente información, alguna ya conocida por mi relación con Manuel Laza Zerón (hijo), y otras nuevas.

Primera edición de Gargoris y Habidis. Autor: D. Manuel Laza Palacio

No sería yo el más idóneo para destacar la valía intelectual de D. Manuel Laza Palacio, así prefiero transcribir literalmente esta recensión de su biografía y obra.

Del Dr. Francisco Fortes Figuerola:

… Con las enseñanzas, cuidos y sostén de sus tíos estudia Derecho, finalizando en 1932 en la Facultad de Granada, participando como profesor ayudante en la cátedra de D. Fernando Díez, para después trasladarse a Málaga. Desde una perspectiva intelectual entra en contacto con los trabajos y realizaciones de D. Francisco Giner de los Ríos, el genial pedagogo creador de la Institución Libre de Enseñaza y promotor del movimiento krausista en España. Se trataba pues de un abogado que de manera premonitoria se interesaba por la enseñanza, la pedagogía, la formación en suma. España  transitaba por los primeros años de la II República, muchos deseaban dar una vuelta de página al clima pesimista y destructor del 98 e ilusionarse con la luz de libertad y color del 27. Recordemos cómo Málaga fue, con el frontispicio de la revista Litoral, uno de los centros literarios de la llamada  “generación de la amistad”…

…Estando en la cárcel y pese al previsible destino en el breve plazo de la pena capital, se dedicó al estudio del hebreo, lo que nos da cuenta de su  increíble resistencia al abandono moral. Asimismo, estudió el Salterio y realizó un estudio sobre Jesucristo en los salmos, trabajo éste que mostró al capellán jesuita del establecimiento penitenciario y que le serviría en su futuro cercano. Un hecho interesante le aconteció también entre las crueles rejas de la cárcel: un sueño, porque Manuel fue un hombre de sueños, de sueños que persiguió y convirtió en realidades, actividades oníricas y mundanas intelectuales y del vulgo, lo científico y lo legendario, una mezcla imposible para la mayoría de los mortales, que él en su gran capacidad cocinaba a fuego lento, para sacar los mejores sabores y aromas…

… Tras transitar en el corredor de la muerte y mientras esperaba ser ejecutado como tantos otros, la sentencia capital le es conmutada por la cadena perpetua y más tarde sale en libertad. Una gran bofetada a sus inquietudes y expectativas le es propinada: le estaba vedado el ejercicio de la abogacía. Pero como el mítico ser del cromatismo incandescente y lágrimas curativas, Manuel decidió dedicarse a la docencia y en tres años era licenciado en Letras. Tenía pues el salvoconducto ministerial para poder dedicarse con legalidad a la enseñanza; aquélla que le atrajo de La Institución Libre de Enseñanza, pero que ahora debería reservar para sus alumnos de forma tácita y cautelosa. El griego y el latín serían sus asignaturas, sus herramientas de docencia y sustento familiar y miles de formados pasarían por sus aulas…

… Este año de 2009 es el centenario del nacimiento de Manuel, 78 capítulos en la tierra y 22 de recuerdos de un personaje de lujo, de un intelectual y a un tiempo un sobreviviente de frontera. Se halló permanentemente entre la vida y la muerte, entre la justicia y la iniquidad, entre el agnosticismo y la fe, entre la participación pública y el anonimato, entre la ciencia y la leyenda. Es indudable que sólo unas condiciones naturales excepcionales pueden dar a nuestro personaje la solidez necesaria para desarrollarse en esas condiciones…

… Un hecho interesante le aconteció también entre las crueles rejas de la cárcel: un sueño, porque Manuel fue un hombre de sueños, de sueños que persiguió y convirtió en realidades, actividades oníricas y mundanas intelectuales y del vulgo, lo científico y lo legendario, una mezcla imposible para la mayoría de los mortales, que él en su gran capacidad cocinaba a fuego lento, para sacar los mejores sabores y aromas. Un sueño carcelario en el que con su pie sujetaba por el cuello a una gran serpiente con facies de mujer atormentada que se resistía, “la Gran Dama del Espacio” se interpretó…

…Puede parecer mentira, pero es estrictamente cierto, nueve hijos y la cueva y los limitados ingresos de profesor y pese a perseguir el tesoro escondido en la Cueva de Higuerón declarar en 1986: “A mí el tesoro no me interesa, en absoluto, por la riqueza que representa…me interesa demostrar que cuando hay una intuición fuerte, y uno sabe que le viene de fuera, aquello es cierto”. Los iniciáticos ideales  inscritos en su círculo volvía a salir a la luz, como las manchas persistentes de la humedad, para enseñanza de todos cuantos nos hemos interesado en él y su obra…

La diosa Noctiluca, una de las salas de la cueva lleva su nombre.

La Cueva del Tesoro o del Higuerón o del Suizo

… Cuando tras penosa excavación pudimos penetrar en las recónditas salas del fondo de la cueva del Higuerón o del Suizo, pude advertir que junto a una extraña figura de piedra caliza, que aparenta la figura de una mujer envuelta en un manto, con un gran ojo circular que podría ser la cabeza, aparecía en el suelo una gran mancha grisácea, parecían cenizas. Tomé muestras que fueron analizadas por mi hermano el Dr. Modesto Laza, que dictaminó que se trataba de fosfato de cal; es decir, aquellos polvos grisáceos eran cenizas de huesos. A los pies de aquella figura de piedra de forma tan extraña se presenta también una especie de altar bicorne, desde luego obra espontánea de la erosión natural, que le ha dado esa forma como de media luna en aquel saliente de piedra.

Manuel Laza Palacio, revista Gibralfaro, 1972.

Las Conversaciones Históricas Malagueñas del canónigo Cristóbal Medina Conde, publicadas bajo seudónimo en 1789, narran la historia de la entonces llamada Cueva del Higuerón, la actual Cueva del Tesoro, que, según la leyenda, oculta el tesoro de «cinco Reyes Mahometanos», además de haber dado cobijo a Marco Craso, cuando se refugió en Hispania para escapar de Mario y Cinna. El Higuerón hace mención a una vieja higuera a la entrada de la cueva. También recibió el nombre de la Cueva del Suizo, en recuerdo del antiguo miembro de la guardia valona Antonio de la Nari, quien trató de localizar el famoso tesoro en 1847 y murió por la explosión de un barreno de pólvora. Los estudios de Farmacia de Enrique Laza, que tenía el encargo de cazar murciélagos para las investigaciones de un profesor, le llevaron a esta cueva a finales del siglo XIX en compañía de un amigo. La abundancia de murcielaguina, un apreciado abono natural, le empujaron junto con su amigo a comprar la cueva, adquiriendo la mitad de su socio durante la I Guerra Mundial. En 1951 le vendió a su sobrino Manuel Laza Palacio la cueva y los terrenos por el simbólico precio de una peseta. A partir de entonces, el profesor Laza Palacio, un auténtico sabio del Renacimiento, se encargó de estudiar y excavar la cueva con la ayuda de especialistas, siguiendo la normativa de la época. La denominación Cueva del Tesoro la emplea por vez primera E. J. Navarro en una publicación de la Sociedad Malagueña de Ciencias de 1884, aunque aplicada a otra gruta y fue la que tomó Manuel Laza Palacio.

La Cueva del Tesoro ha estado vinculada a múltiples leyendas y hechos históricos relacionados con el supuesto tesoro que se cree que existe todavía escondido en su interior. D.Manuel Laza Palacio, profesor muy querido en Málaga y propietario de la cueva hasta su muerte acaecida en 1988, ha sido un entusiasta estudioso de la cueva y buscador del tesoro. D. Manuel era una persona muy atractiva que le supo buscar un sentido a su vida con la búsqueda de este tesoro durante cerca de 40 años. El interés de D. Manuel no era materialista sino que lo que él pretendía era demostrar que varias intuiciones pueden llevar a un hombre a conseguir su objetivo. D. Manuel simplemente buscaba un tesoro aunque probablemente no lo iba a encontrar nunca.

Por los estudios de D. Manuel Laza conocemos la historia de la cueva en las distintas épocas. Asimismo conservamos sus Cuadernos de Excavaciones donde se nos informa de los trabajos arqueológicos por él llevadas a cabo.

Los datos más antiguos que tenemos de la Cueva del Tesoro y de la leyenda de los Cinco Reyes se remonta al siglo XVIII. Un ilustrado local, D. Cristóbal Medina Conde, publica en 1789, bajo el seudónimo de Cecilio García de la Leña, la obra titulada Conversaciones Históricas Malagueñas. Según esta obra, fue utilizada la Cueva del Higuerón (actual Cueva del Tesoro) en el año 86 a. C. por Marco Craso para refugiarse durante 8 meses en los que fue perseguido por Mario y Cinna. La tradición del refugio de Craso en la cueva es más antigua porque el propio Medina Conde la recoge de un autor anterior, de finales del siglo XVII, que ya menciona también la del tesoro. Se trata de Fray Antonio Agustín de Milla y Suazo autor de una obra aún inédita titulada Historia Eclesiástica y Secular de Málaga y su Obispado.

La Cueva del Tesoro es una de las tres únicas cuevas de origen submarino que se conocen en el mundo, y la única en Europa, ya que las otras dos fueron descubiertas en Asia y América Central. Esta cueva que posee un gran interés científico, histórico y cultural, puesto que en ella se han encontrado pinturas rupestres y restos líticos y cerámicos del Neolítico, esta ubicada en el municipio de Rincón de la Victoria, a unos 15 km de la ciudad de Málaga, España.

Su particular nombre cueva del tesoro se debe a una leyenda que menciona la existencia de un tesoro escondido en una de sus grutas durante la época árabe, escondido por el rey Tasufín ibn Alí, de los almorávides en el siglo XII.

La Cueva del Tesoro se extiende a 1.500 metros en un promontorio de naturaleza caliza formando un acantilado a orillas del Mar Mediterráneo, donde el recorrido es prácticamente horizontal tras descender por un pequeño pozo vertical. Cuenta con unos tramos de escalera para acceder al interior así como un ascensor para acceder directamente a la primera sala. Está organizada en varios sectores como Pozo del Suizo, Sala de los Lagos, Sala del Águila, Sala del Volcán, Sala de Marco Crasso, Santuario de la Diosa Noctiluca y la  Zona de Pinturas Rupestres.

Ésta cueva posee un gran interés científico, histórico y cultural debido a que se han encontrado restos de pintura rupestres relacionadas con las pinturas de signos rojos de la Cueva de la Pileta de Benaoján; además de numerosos vasos de cerámica, piezas de sílex como una punta de flecha, dos cráneos completos, restos de animales como un hueso fósil de Bisón, etc…

A continuación os dejo la dirección de la página del Museo Arqueológico Nacional de Madrid, para que podáis ver algunas de las muestras que se han podido encontrar en esta cueva.

Carina Nebula

Después de todo esto y viendo bellísimas imágenes de la cueva y ayudado de mi memoria gráfica de las dos veces que tuve el gusto de visitarla, como en un “sueño” he visto en sus bóvedas la bóveda de nuestro universo, he querido ver a Carina Nebula en imágenes dadas por el mayor ojo humano de la historia: el Hubble, y me he atrevido a hacer tributo a D. Manuel Laza Palacio con esta hermosa lucha de imágenes de las bóvedas que encierran a la diosa Noctiluca y la bóveda cósmica.

Un abrazo Manuel.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s