Ghirlandaio y La Divina Proporción

Supuesto autorretrato de Ghirlandaio en la Adoración de los Reyes Magos (1488)
Supuesto autorretrato de la Adoración de los Reyes Magos (1488)

Domenico Bigordi o Domenico Curradi, más conocido por el apodo Ghirlandaio (Florencia, 1449 – 11 de enero de 1494) fue un pintor cuatrocentista italiano. Entre sus muchos aprendices estuvo Miguel Ángel.

Detalle de la fachada de la Iglesia de Santa María Novella
Detalle de la fachada de la Iglesia de Santa María Novella

Trabajó sobre todo en su ciudad natal, encontrándose entre los protagonistas del renacimiento en la época de Lorenzo el Magnífico. Hacia 1480 se convirtió de hecho en el retratista oficial de la alta sociedad florentina, gracias a su estilo preciso, amable y veloz. Jefe de un nutrido y eficiente taller, en el que dio sus primeros pasos en el campo del arte un Miguel Ángel de trece años, es recordado sobre todo por los grandes ciclos de frescos, como son algunas escenas de la Capilla Sixtina en Roma, la Capilla Sassetti y la Capilla Tornabuoni en su ciudad natal.  Domenico formó parte así de la llamada “tercera generación” del renacimiento en Florencia, junto a maestros como Verrocchio, los hermanos Pollaiolo y el joven Sandro Botticelli.

Capilla Tornabuoni
Capilla Tornabuoni

Pintor, mosaiquista y muy probablemente orfebre, Domenico Bigordi, conocido como Ghirlandaio, estudió, según Vasari, con Alesso Baldovinetti. Ghirlandaio, junto con sus hemanos Davide y Benedetto, organizó un prestigioso y próspero taller dedicado a la decoración al fresco y a la pintura de caballete. Ghirlandaio ejerció como pintor en la Toscana, especialmente en Florencia, aunque fue llamado a Roma por Sixto IV, junto con otros grandes artistas de su época, entre los que se encontraban Botticelli, Perugino y Cosimo Rosselli, para decorar con figuras de los doctores de la Iglesia la Biblioteca Apostólica del Vaticano, en 1475, y la capilla Sixtina, entre 1481 y 1482, con La llamada a san Pedro y san Andrés.

Capilla Tornabuoni
Capilla Tornabuoni

Artista con un fino espíritu narrativo, llenó sus escenas con personajes elegantes en las que lo anecdótico y secundario superaba a veces el tema central. Entre las series más importantes de frescos que se conservan, y que son un testimonio de su época, se encuentran: el primer gran ciclo monumental al fresco realizado en la capilla de Santa Fina en la colegiata de Pieve en San Gimignano, hacia 1477-1478; los de la iglesia de Ognissanti, de 1480, con La Última Cena y San Jerónimo en su estudio; los de la capilla Sassetti en Santa Trinità, entre 1483 y 1486, con escenas de La vida de san Francisco, y, por último, los de Santa Maria Novella, entre 1486 y 1490, con escenas de la vida de la Virgen y de san Juan Bautista encargados para la cabecera de la iglesia por Giovanni Tornabuoni y que se consideran su obra maestra, y entre los que destaca la escena del Nacimiento de la Virgen. Giovanni Tornabuoni fue su mecenas más importante y entre los muchos proyectos que le encomendó se encuentra, anterior a los frescos de Santa Maria Novella, la decoración de la tumba de su mujer Francesca en la iglesia de Santa Maria sopra Minerva en Roma. Trabajos suyos también se hallan en Pisa y San Gimignano. Cronista de su siglo, introdujo en sus frescos, concebidos con complejas composiciones, costumbres de su tiempo a las que añadió una serie de retratos de personalidades de su entorno. Las ricas perspectivas y las amplias arquitecturas formaron parte del trazado de sus obras. Entre las pinturas de caballete destacamos La Visitación y el retrato lleno de realismo y ternura Abuelo y nieto, ambos en el Musée du Louvre de París.

El Retrato de Giovanna Tornabuoni

Domenico GhirlandaioRetrato de Giovanna Tornabuoni 1489-1490 Técnica mixta sobre tabla. 77 x 49 cm Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid
Domenico Ghirlandaio
Retrato de Giovanna Tornabuoni
1489-1490
Técnica mixta sobre tabla.
77 x 49 cm
Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Esta excepcional obra es un ejemplo espléndido del retrato en el Quattrocento florentino. Los pintores, siguiendo modelos de la Antigüedad clásica, creaban cuerpos de proporciones idealizadas y rostros inexpresivos que a la vez debían reflejar los rasgos personales del individuo. La modelo, de estricto perfil y busto, está retratada con los brazos en reposo y las manos juntas. Al fondo, en un sencillo marco arquitectónico, aparecen algunos de sus objetos personales. A la derecha, un cartellino con un fragmento de un epigrama de Marcial lleva inscrita en números romanos la fecha de su muerte. La modelo se ha identificado como Giovanna Tornabuoni a partir de una medalla con su efigie y su nombre, obra del grabador Niccolò Fiorentino. Ghirlandaio la representó también de cuerpo entero en el fresco de la Visitación de la capilla Tornabuoni de la basílica de Santa María Novella (Florencia).

Detalle
Detalle

La imagen de Giovanna Tornabuoni es una de las más sugestivas y atractivas de la colección del Museo Thyssen-Bornemisza.

Detalle
Detalle

El retrato, de una gran belleza, se enmarca con un fondo donde se coloca una hornacina con varios objetos alusivos a sus delicados gustos y a su carácter. La joya, con un dragón a la que se añaden dos perlas y un rubí, que hace juego con el colgante del cordón de seda que adorna su pecho, constituye una alusión a su vida pública. A este broche se contraponen el libro de oraciones y una sarta de bolas de coral que se ha identificado como un rosario, objetos ambos destinados a resaltar la piedad y la vida interior de la joven. Junto a ellos aparece, en un cartellino, un fragmento de un epigrama de Marcial (XXXII) titulado A un retrato de Antonio Primo y que, junto con la fecha en númerosromanos, dice: «¡Ojalá pudiera el arte reproducir el carácter y el espíritu! En toda la tierra se encontraría un cuadro más hermoso».

En este vídeo, presento un segundo ejercicio (puede verse en este mismo blog el trabajo realizado para el Nacimineto de Venus de Botticelli) sobre el uso de la sección áurea y la divina proporción en la obra de arte. La voz en off de este vídeo (primera diapositiva) está tomada del audio de la página web oficial del Museo Thissen-Bornemisza. El clip es una presentación powerpoint pasada a vídeo. Puede verse en pantalla completa HD. Espero sea de su agrado.

Ghirlandaio y La Divina Proporción

Vídeo: C.R. Ipiéns

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s