-De cuando escribía-
-De cuando escribía-

El honor en un recuerdo

Paseando por mis músicas he encontrado este Compact inédito (único y única edición) de mi admirado amigo Aquilino Melgar Sánchez. He releído la carátula y me he reafirmado en el honor del recuerdo.

Carátula (1)
Carátula (1)

Uno de los temas que acompañan el CD, “Falta Tu Estrella – (Spente le Stelle)”, fue a partir de esa fecha compañía en muchas de mis horas de trabajo, de soledad y de esperanza. Sólo lo compartí conmigo mismo, como una premonición en el devenir de los amores acumulados.

Repertorio
Repertorio

Falta Tu Estrella – (Spente le Stelle) 

Tu me perdiste
Por un capricho.
Me traicionaste,
Te guardaré rencor.

Ahora te arrepientes,,
Pides perdón…perdón…,
Ya no te oigo,
Ya no tengo corazón.

Hay que olvidar,
Para poder vivir,
Pero al caer la noche, la noche, la noche…Ah!,

Falta tu estrella,
Entre los dedos de la luna.,
Llora mi alma,
Porque te busca y sabe bien que ya no estás.,

Fría la noche,
Y la esperanza siempre breve,
Pura pena, amargo llanto,
Un corazón desesperado que se va.

Donde quedaron,
Aquellos sueños.
Solo dejaron,
La sola soledad.

Hay que olvidar,
Para poder vivir,
Pero al caer la noche, la noche, la noche…Ah!,

Falta tu estrella,
Entre los dedos de la luna.
Llora mi alma,
Porque te busca y sabe bien que ya no estás.

Fría la noche,
Y la esperanza siempre breve,
Pura pena, amargo llanto,
Un corazón desesperado que se va.

Fría la noche,
Y la esperanza siempre breve,
Pura pena, amargo llanto,
Un corazón desesperado que se va.

Carátula
Carátula

De entre las muchas cartas y mensajes intercambiados, he encontrado este precioso apunte de Antonio Skármeta en “la chica del Trombón”, que me enviaste una tarde necesitada de azul:

“¡Que no la pierdas, que no se deshaga este pequeño amor como la espuma sobre el musgo! ¡Que el aliento te alcance hasta arribar al gélido metal de ese navío que no oye la fiera que ruge y clama en tu corazón! ¡Que haya un secreto tratado de compensaciones donde a tu holocausto siga un mínimo paraíso y las turbulencias de tu alma sean aquietadas por el bondadoso azar! ¡Mil veces te vi a lo largo de los años y nunca mi arrogancia imaginó que en las entretelas de tu mansedumbre había un animal profundo capaz de sentir hasta el suicidio! ¡Que Dios y el océano ritual de alas encrespadas te lleven a puerto seguro.

¡Te mereces toda la piel azul del cielo!”

Música
Música

Así es devuelto el mensaje desde este azul cielo que es el Tiempo y la vida para vivirlo, el más preciado regalo que me ha dado este nuevo estado de júbilo. Es de hacer notar que de entre todas las citas de tu carátula había una donde, con limpia elegancia,  te despedías. Fue por poco tiempo, y sé que tu andadura ha sido enriquecedora. Ya estás de nuevo en el Picasso, espero que tu nuevo estado sea la piel azul de tu cielo, la que nunca abandonaste.

Este clip quiere hacer honor de este recuerdo, o de cuando escribía.

Spente le Stele, Emma Shapplin

Vídeo: C.R. Ipiéns

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s