Fauno Barberini, Copia en mármol de Pérgamo de un bronce helenístico. 220 BCE. 215 cm. Glyptothek, Munich. Vista frontal. "Sueños sensuales agitan al durmiente e iluminan su rostro vigoroso, enmarcado por la fluyente cabellera y por la corona de yedra con sus corimbos...Un estremecimiento dionisíaco ha quedado fijado en la imagen del estático soñador" (W. Fuchs).
Fauno Barberini, Copia en mármol de Pérgamo de un bronce helenístico. 220 BCE. 215 cm. Glyptothek, Munich. Vista frontal.
“Sueños sensuales agitan al durmiente e iluminan su rostro vigoroso, enmarcado por la fluyente cabellera y por la corona de yedra con sus corimbos…Un estremecimiento dionisíaco ha quedado fijado en la imagen del estático soñador” (W. Fuchs).

El Fauno Barberini o, también llamado “Fauno Borracho”, es una copia en mármol de un bronce helenístico (220 BCE) de 215 cm de altura que se encuentra en el Glyptothek, Munich. El original es perteneciente a La Escuela de Rodas del período Helenístico, caracterizada por el colosalismo y por el movimiento (Gusto por lo colosal y gigantesco, por el movimiento contorsionado y por la expresividad),

La escultura rodia no se reducía a la producción de retratos, como ocurría en otras escuelas del mismo periodo. La ciudad, orgullosa de su carácter monumental, y con ella los acaudalados comerciantes que la gobernaban, estaban deseosos de hacer fuentes y monumentos públicos, templos con sus dioses y también, por qué no, bellos adornos para los jardines y pórticos de sus mansiones. Y es precisamente en este contexto decorativo donde debemos situar la que quizá sea la obra maestra del realismo en las últimas décadas del siglo III: el Fauno Barberini.

Fauno Barberini, Copia en mármol de Pérgamo de un bronce helenístico. 220 BCE. 215 cm. Glyptothek, Munich. Vista lateral.
Fauno Barberini, Copia en mármol de Pérgamo de un bronce helenístico. 220 BCE. 215 cm. Glyptothek, Munich. Vista lateral.

<<Los dioses entre los griegos eran seres idealizados, personajes  perfectos por definición que dieron lugar a los arquetipos. Los faunos, por el contrario, representan algo mucho más terrestre. Como Nietsche explicó hace más de cien años, nuestra cultura contiene la extraña contienda entre los dioses apolíneos y perfectos y los terrestres compañeros de Dionissos, entre  el concepto platónico de la armónica belleza y la realidad desbordante del sátiro. Los faunos representan la lascivia, el incontrolable mundo del sexo y de la irracionalidad que se desborda y cargan también con el vicio de la embriaguez, ese alcoholismo obligado que con frecuencia les adormece, pues siguen al dios del vino y beben como posesos.>> Texto tomado de “Tomado de Relatarte: El Sátiro Dormido”.

De El Fauno Barberini se dan varias interpretaciones, entre otras; es que está en un profundo sueño producto de su embriaguez o producto de la satisfacción de haber obtenido placer después de haber mantenido relaciones sexuales, en cualquier caso, la obra se caracteriza por su tensión dinámica y por un realismo extremo, podríamos llegar a decir que el desnudo del Fauno, es el desnudo idealizado.

Fausto Brberini, Detalle (2).
Fausto Brberini, Detalle (1).

Aparece mencionado por primera vez en posesión del cardenal Francesco Barberini (Sobrino del Papa Urbano VIII) en 1628. La estatua fue descubierta durante el pontificado de Urbano VIII (1623-1643) en las excavaciones del foso del castillo Sant’Angelo, en Roma. Según el cronista antiguo Procopio de Cesárea, durante la guerra entre romanos y godos, los romanos para defenderse arrojaron estatuas desde lo alto del castillo a los asaltantes, y una de esas estatuas arrojadas podría ser el Fauno Barberini. Se cree que representa un fauno, figura de la mitología equivalente a un sátiro, en un profundo sueño producto de su embriaguez. Cuando la obra se recuperó se hallaba mutilada, sin el brazo izquierdo y sin piernas, por lo cual fue ampliamente restaurada por Bernini en el siglo XVII. Este escultor traicionó en cierta manera el significado de la obra: injertó la pierna derecha en una posición flexionada y mucho más levantada que la original, de modo que la figura no parece estar desfallecida por la embriaguez, sino que su actitud parece más procaz, de provocación sexual y encantador efecto de desfachatez…

Fauno Barberini. Detalle (1).
Fauno Barberini. Detalle (2).
Anuncios

2 comentarios en “El Fauno Barberini

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s