El carro de heno (Tríptico): El Bosco

1P02052aa
Tríptico del Carro de Heno. El Bosco, entre 1512 y 1515. Óleo sobre tabla, (135 x 190 cm). Alto con marco: 147,1 cm.; Ancho con marco: 224,3 cm. Museo del Prado (Madrid). Hacer clic en las imágenes para ampliar.

El heno según el simbolismo de la época en la que se realiza la obra, significaba lo que el vellocino de oro en la antigüedad o el brutal consumismo de hoy; aquello para lo cual los humanos trabajaban alocadamente y que en última instancia no es nada, es la acumulación de riqueza, la vanidad de la vida, todo por acumular en un gran montón de paja, y la paja no es lo importante. Para el Bosco lo importante era el bien, creer en Dios y vivir de acuerdo a su doctrina.

Al igual que en “La mesa de los pecados capitales” (en este blog. Clic), el pecado puede decirse que es el tema central de la obra.

Con esta obra el Bosco demuestra que el hombre, con independencia de su clase social o su lugar de origen, está tan poseído por el deseo de gozar y adquirir riquezas materiales que se dejará engañar o seducir por el Demonio. La lección que propone el artista es que debemos alejarnos de los bienes terrenales y de los placeres de los sentidos para evitar la condenación eterna. Se trata por tanto de un ejemplo opuesto a los ejemplos al uso en la época, en el sentido de que lo importante no es tanto hacer el bien, como evitar el mal y seguir esta norma a lo largo de la vida.

Panel Izquierdo

6 The_Hay_Wain_by_Hieronymus_Boschizq
Panel izquierdo del tríptico El carro de heno. El Bosco.

El panel izquierdo es, de manera natural, el prólogo al resto de la obra dedicada, como decíamos al comienzo de este apunte, al pecado.

En el panel izquierdo se muestra su origen, desde la caída de los ángeles rebeldes, pasando por el pecado original, hasta la expulsión del Paraíso.

Destacable es el modo en que el pintor representó a esos seres angélicos que, al desobedecer a Dios, fueron arrojados del cielo y experimentaron una metamorfosis que acabó por convertirlos en monstruosas figuras híbridas. (Ver detalles siguientes)

7 The_Hay_Wain_by_Hieronymus_Boschizq
Detalle del panel izquierdo

Sigue el panel con dos secuencias transcendentales: el pecado original y la expulsión de Adán y Eva del paraíso, donde el arcángel, con su espada levantada, les impide franquear la elevada puerta antropomorfa que separa el Paraíso -escenario de la creación de Eva y de su tentación por la serpiente- del mundo en el que transcurrirá la vida del hombre tras su pecado.

9 The_Hay_Wain_by_Hieronymus_Boschizq
Detalle del panel izquierdo. Pecado original.
8 The_Hay_Wain_by_Hieronymus_Boschizq
Detalle del panel izquierdo. Expulsión de Adán y Eva del paraíso.

Panel Central

2The_Hay_Wain_by_Hieronymus_Boschcentralaa
Panel central del tríptico carro de heno.

En el panel central el artista muestra a la humanidad arrastrada por el pecado, yendo tras ese carro de heno con el que se ilustra el versículo de Isaías 40, 6: Toda carne es heno y toda gloria como las flores del campo, que alude a lo efímero y perecedero de las cosas terrenales. A la vez también se recrea un proverbio flamenco: El mundo es como un carro de heno y cada uno coge lo que puede. Bajo la atenta mirada de Cristo Redentor, todos los estamentos quieren coger un puñado de ese heno, incluido el clero, que aparece aquí censurado por vicios como la avaricia y la lujuria. Para lograr su objetivo no dudan en cometer todo tipo de atropellos.

La multitud que sigue al carro, encabezada por los grandes de la tierra a caballo: el papa; el emperador, con una corona similar a la de Dios Padre; un rey, al que las flores de lis de su corona -añadidas en la fase de color- asocian con el rey francés; y un duque, con un tocado a la borgoñona. Entre la desesperación del ángel de la guarda que eleva su mirada hacia Cristo y el demonio que toca la trompeta, encima del carro triunfa la lujuria, favorecida por la música con la que se entretiene la rica pareja sentada sobre el heno, mientras sus dos sirvientes retozan entre los arbustos. (Detalle siguiente)

3The_Hay_Wain_by_Hieronymus_Boschcentralaa
Detalle del panel central

Mientras, en el primer plano transcurre la vida cotidiana: desde las mujeres que cuidan de sus hijos y realizan sus tareas diarias hasta el sacamuelas. No dejando la denuncia del pecado, en este caso la avaricia y la codicia (en el clero) de las abadesas por apropiarse el heno.

4The_Hay_Wain_by_Hieronymus_Boschd1
Detalle del panel central
1P02052aadetcod
Detalle del panel central

Por otra parte, los que intentan por todos los medios subirse al carro no ven a los seres demoníacos que lo guían y los llevan directos al Infierno.

5The_Hay_Wain_by_Hieronymus_Boschd2
Detalle del panel central

Es interesante hacer notar la fuerza de algunos detalles expresivos, que serían posteriormente recogidos en pintores universales.

Así, por ejemplo, la expresividad de los brazos extendidos del personaje degollado, que luego retomaría Goya en su fusilamiento del tres de mayo. O el efecto tan expresivo de la pierna trabada en la rueda que más tarde recogería Pieter Brueghel el viejo en su obra “El triunfo de la muerte” (Ver detalles siguientes).

1P02052aadetcomp
Degollado y mujer trabada en la rueda. Detalle del panel central. El Bosco.
El 3 de mayo en Madrid Los fusilamientos de patriotas madrileños
Detalle del fusilamiento del 3 de mayo… Goya.
El 3 de mayo en Madrid Los fusilamientos de patriotas madrileños 2
Detalle del fusilamiento del 3 de mayo… Goya.
Pieter_Bruegel_d._Ä._069
Detalle de la pierna trabada en la rueda  en “El triunfo de la muerte”. Brueghel.

 

Panel derecho

10 The_Hay_Wain_by_Hieronymus_Boschdercha
Panel derecho del tríptico El carro de heno. El Bosco.

En el panel derecho el Bosco representa el Infierno de forma igualmente novedosa. A diferencia de sus otros Infiernos (El jardín de las delicias, en este blog, haz clic); en esta obra está construyéndose aún. Los demonios se afanan por concluir la torre circular como si fueran albañiles, transportando el material por la elevada escalera -situada en la misma posición que la que se apoya sobre el carro de heno- o preparando la argamasa para seguir levantando en altura sus muros. Atentos a su labor, están de espaldas a los demonios, que siguen trayendo a nuevos pecadores para sufrir su castigo.

En este infierno se da forma a las paranoias y las pesadillas inspiradas por la doctrina religiosa de la época. En definitiva una escena infernal plena de dramatismo que se consigue con los fuertes contraste de rojos y negros. Ver detalles siguientes.

11 The_Hay_Wain_by_Hieronymus_Boschdercha
Detalle panel derecho.
12 The_Hay_Wain_by_Hieronymus_Boschdercha
Detalle panel derecho.
13 The_Hay_Wain_by_Hieronymus_Boschdercha
Detalle panel derecho.
14 The_Hay_Wain_by_Hieronymus_Boschdercha
Detalle panel derecho.

Cierre posterior

En el tríptico cerrado el Bosco representa el tema del camino de la vida en pintura, y no en grisalla o semigrisalla como en la versión de Róterdam.

Hieronymus_Bosch_070
Parte posterior (Cierre)

Muestra en él a un anciano pobremente vestido, inclinado por el peso del cesto que lleva sobre sus espaldas y defendiéndose con un bastón de un perro que le acecha. Pese al mal estado en el que se encuentra, ha podido dejar atrás el ataque de los bandidos y la danza de la pareja de pastores al son de la gaita, alusiva a la lujuria. En el peregrinar de su viaje sin destino, y cuya dirección ignora, ha ido sorteando los peligros del camino y sabe que debe continuar, pese a lo incierto que pueda ser lo que le espera al cruzar el puente. En el dibujo subyacente el Bosco había representado detrás de este puente una cruz que eliminó en la fase de color. La sustituyó por un crucifijo en el interior del pequeño altar colocado en el árbol bajo el que está sentado un pastor que toca la gaita, sin que nadie se percate de su presencia (Parte superior derecha). Todos viven de espaldas a él, todos se olvidan de Dios, como en el Carro de heno.

Otras entradas del Bosco en este blog:

El jardín de las delicias

Extracción de la piedra de la locura

Mesa de los pecados capitales

Un comentario sobre “El carro de heno (Tríptico): El Bosco

Agrega el tuyo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: