Antropoceno: El cambio climático (Parte III)  Causas y Efectos. Incendios y Deforestación. Desertificación y Sequía.

El Cambio Climático: Causas y efectos

  • INCENDIOS Y DEFORESTACIÓN

La selva amazónica que está siendo devastada por los incendios actuales, probablemente no se recuperará nunca. En lo que llevamos de año 2019, el número de incendios aumentó en la Amazonia un 145 % en comparación con el mismo período en 2018. Se estima que un millón de hectáreas han sido consumidas por las llamas ante la inacción del gobierno brasileño y la preocupación de millones de personas de todo el mundo.

1568221457_486259_1568302030_noticia_normal
Los incendios de la zona tropical no generan grandes llamaradas como sí ocurre en muchos incendios en España; por extraño que parezca por la lejanía del Amazonas (más de 8.000 kilómetros), los incendios de Brasil nos afectan más que los incendios de España. Al menos a medio y largo plazo.

Fuego en la Amazonia

87050840el_cambio_climatico_es_una_realidad_1800x1350
Bajo el sol matutino, el humo de los árboles incendiados vela la selva amazónica del Mato Grosso brasileño. En las últimas décadas se ha arrasado casi una cuarta parte de su masa forestal para dar paso al cultivo, lanzando a la atmósfera millones de toneladas de carbono almacenado.

Las llamas en la Amazonia han puesto el foco de la comunidad internacional en una de las consecuencias más devastadoras del cambio climático: los incendios. El biólogo Lluís Brotons (investigador del CSIC en el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales) advierte de que no es un caso aislado y achaca gran parte de la responsabilidad a la deforestación. Más allá de la cuenca amazónica, el científico alerta de la aparición de focos en zonas sin apenas registro de incendios como Groenlandia.

2019_0910-amazon-fire
Fuego en la Amazonia.

Los incendios son un síntoma de la aceleración de la deforestación.

the-freshwater-forest_2a3ce21b_1200x801
Naturaleza

Ciclo Incendios

ciclo incendios

Si aceleramos la destrucción de zonas forestales como la Amazonia será casi imposible que cumplamos los ya difíciles compromisos del Tratado de París para intentar quedarnos en un aumento de temperaturas que solo sea de 2ºC”, pronostica. Y eso no es todo. Las llamas están llegando a zonas hasta ahora inhóspitas como Groenlandia, lo que podría acelerar los procesos de cambio climático en esas regiones.

La actividad del Cambio Climático es clave. Las estadísticas nos muestran que las condiciones relacionadas tanto con la sequía por un lado y, por otro lado, el hecho de que las temperaturas sean muy altas en un sitio determinado, están aumentando de una manera muy importante el número de incendios. Y ya no ocurre solo en el Mediterráneo; algunas de las zonas donde no había habido unos riesgos climáticos aparentes, empiezan a tener problemas. Ha pasado en muchas partes de Europa, el norte ha empezado a tener incendios muy grandes. Este año los incendios de Siberia han sido más grandes de lo que se conocía hasta ahora. Pero es que, además, este año ha habido incendios en Groenlandia donde casi no se tenía ningún registro de fuego.

incendi-circolo-artico
Inaudito incendio en Groenlandia. Julio 2019. Desastre ecológico en el ártico: incendios en el círculo polar producto de las altas temperaturas Siberia, Alaska y Groenlandia entre los más afectados.
Amazon Burning
La importancia del Amazonas para el clima global es incuestionable. Proporciona oxígeno, retiene CO2, y afecta los patrones de temperatura y precipitación en gran parte del planeta.

El fuego desempeña una función importante para mantener la salud de ciertos ecosistemas, pero a causa de los cambios climáticos y del uso (y abuso) humano del fuego, los incendios son ahora una amenaza para muchos bosques y su biodiversidad.

El caso de los incendios en Siberia y Alaska, son fruto del aumento de las temperaturas ya que son zonas de bosques boreales que están afectadas por incendios, pero de frecuencia muy baja. Zonas donde han transcurrido centenares de años desde el último incendio. En algunas zonas del Ártico que están por encima de la línea de los árboles, zonas de tundra, de matorral ártico, donde no hay árboles o en la zona de Groenlandia estos incendios son algo muy nuevo porque son regiones en las que en verano existe disponibilidad de agua y es muy difícil que lleguen a niveles de sequedad que puedan ser pasto del fuego. Sin embargo, este año ha empezado a haber incendios de entidad en Groenlandia, de centenares de hectáreas. Es preocupante porque podría acelerar otros procesos, por ejemplo, de emisión de carbono en estas zonas que no se habían tenido en cuenta en los modelos de predicción climática. La aceleración relacionada con el fuego podría acelerar procesos de cambio climático en esta parte del planeta.

¿Cuáles son las causas de los incendios en el Amazonas?

  • El cultivo de soya (soja) y la ganadería

Brasil es el principal exportador de carne de res del mundo. Según el Departamento de Agricultura de EU, cerca del 20% de las exportaciones mundiales provienen de este país amazónico.

amazonia soja
La soja devora la Amazonía

Para satisfacer la alta demanda de los mercados, la industria brasileña necesita de más espacios y recursos para el ganado. Esto ha generado más deforestación para el cultivo de soya para exportación, el alimento de las vacas, pollos, cerdos y otros animales que componen la dieta rica en proteína animal.

Se sabe que la quema es una práctica común de agricultores y ganaderos para “limpiar” el terreno. Lo más preocupante es que el actual discurso del gobierno brasileño incentiva a la industria ganadera a continuar con su expansión en la selva amazónica. Si esto continúa, más empresas verán en este ecosistema un lucrativo espacio para sus actividades y más incendios en el Amazonas podrían desatarse en los próximos años.

  • La deforestación y la industria de la madera

Los incendios en el Amazonas están ligados a los procesos de deforestación. Cuando se talan árboles, se alteran los ciclos hídricos naturales, es decir, llueve menos y el suelo es más seco. Además, las ramas y hojas que se dejan luego de la tala funcionan como combustible para las llamas, haciendo que éstas se reproduzcan más rápido de lo normal.

La tala ilegal es común en los países amazónicos, como Brasil. Las maderas de alto valor como la caoba o el ipé son productos de gran demanda en los mercados europeos, lo que alimenta el fraude y la corrupción en la industria forestal. Cuando las zonas o especies protegidas son ignoradas en favor de las actividades económicas, la selva pierde.

Lingotes de madera
Lingotes de madera. La madera es “oro”. Foto y diseño: Kevin Van Aelst
  • El debilitamiento de las políticas medioambientales

El gobierno del presidente Jair Bolsonaro ha incentivado la agresiva expansión de la industria en la selva amazónica.

El relajamiento de las políticas medioambientales favorece las causas de los incendios en el Amazonas, talas, y otras amenazas.

The-50-Best-Photos-From-The-AGORA-Awards-2019-5d70ba57ea27f__880
Amazonia

¿Cuáles son los efectos de los incendios en el Amazonas?

Como decíamos anteriormente, el fuego es un elemento esencial y natural en el funcionamiento de numerosos ecosistemas forestales. Los seres humanos vienen utilizando el fuego desde hace miles de años como instrumento de ordenación de la tierra. El fuego es uno de los elementos naturales que ha influido en las comunidades vegetales a lo largo del tiempo y como proceso natural cumple una función importante para mantener la salud de determinados ecosistemas. Sin embargo, en la última parte del siglo XX, la modificación de la dinámica establecida entre la actuación humana y los incendios han dado lugar a una situación en la que los incendios son una amenaza importante para muchos bosques y la diversidad que contienen.

1566645226_292535_1566662628_noticia_normal
Arde la Amazonia

Los incendios forestales tienen importantes y preocupantes repercusiones sobre la diversidad biológica. A escala mundial, son una fuente importante de emisión de carbono, contribuyendo al calentamiento global que modifica la biodiversidad. En los planos regional y local, modifican el volumen de biomasa, alteran el ciclo hidrológico con consecuencias sobre sistemas marinos como los arrecifes de coral, e influyen en el comportamiento de las especies vegetales y animales. El humo procedente de los incendios puede reducir notablemente la actividad fotosintética y perjudicar la salud de los seres humanos y de los animales. Los incendios pueden ser seguidos de la colonización e infestación de insectos que perturban el equilibrio ecológico.

Uno de los efectos ecológicos más importantes de los incendios es la mayor probabilidad de que se produzcan nuevos episodios del mismo tipo en los años subsiguientes, al caer los árboles, lo que permite que la luz del sol reseque el bosque y produzca una acumulación de combustible con un aumento de especies susceptibles a los incendios, como las herbáceas inflamables.

amazon-fires-slash-burn-western-amazon-13.adapt_.1900.1
Restos

La sustitución de zonas extensas de bosque por herbáceas inflamables es uno de los efectos ecológicos más negativos de los incendios sobre los bosques pluviales tropicales. Estos procesos ya se han observado en algunas zonas de Indonesia y de la Amazonia. Lo que antes era un bosque denso siempre verde se convierte en un bosque empobrecido poblado por un número reducido de especies arbóreas resistentes al fuego y una cubierta de malezas.

 

  • Efectos del fuego en la fauna forestal

polinización
Polinización

En los bosques en los que el fuego no es un mecanismo de alteración natural, éste puede tener efectos devastadores sobre las especies forestales de vertebrados e invertebrados, no sólo porque les causa la muerte directa, sino también porque provoca efectos indirectos más duraderos como estrés y desaparición de hábitats, territorios, cobijo y alimento. La desaparición de organismos de gran importancia para los ecosistemas forestales, tales como invertebrados, polinizadores y descomponedores, puede retardar de forma muy significativa el índice de recuperación del bosque.

7D5C089F-9633-452F-8FA0-B0E9C6C7D498-59e3459a282b0-jpeg__880
El néctar
bird-photographer-of-the-year-2019-photocrowd-5d63a16831305__880
Adecuación
  • Desaparición de hábitats, territorios y cobijo

tom__jerry_00

La destrucción de árboles huecos en pie y de árboles muertos caídos tiene efectos negativos sobre la mayor parte de las especies de mamíferos y sobre las aves que anidan en las cavidades. Los incendios provocan el desplazamiento de aves y mamíferos, lo cual puede alterar el equilibrio local y en última instancia la pérdida de vida silvestre, dado que los ejemplares desplazados no tienen lugar al que dirigirse.

  • Pérdida de alimentos

bird-photographer-of-the-year-2017-29-59ad0ae662851-jpeg__880
Pequeños frutos

La pérdida de árboles frutales se traduce en una reducción del número de especies de aves y de animales que se alimentan de frutos; este efecto es particularmente acusado en los bosques tropicales.

perdido-en-la-traduccion_fcf0f9d8
Naturaleza

En los bosques quemados se reducen las poblaciones de mamíferos pequeños, aves y reptiles y también los carnívoros tienden a evitar las zonas quemadas. La disminución de la densidad de pequeños mamíferos como los roedores puede influir negativamente en el suministro de alimentos a los carnívoros de tamaño reducido.

Los incendios también destruyen la hojarasca y las comunidades de artrópodos que la habitan, limitando aún más la disponibilidad de alimentos para las especies de omnívoros y carnívoros.

arboles-grandes-cuidan-pequenos
Vida
  • DESERTIFICACIÓN Y SEQUÍA

Imagen1
La disminución de las precipitaciones está conduciendo a la pobreza extrema a una considerable parte de la población agrícola en las zonas afectadas, en este caso a unos 34 kilómetros de Jammu, en India

Tanto la desertización como la desertificación causan la paulatina pérdida de la cobertura vegetal del suelo. La diferencia entre ambas es que la primera se produce por causas naturales y la segunda por la acción del ser humano.

Aunque el término «desertificación» fue acuñado en 1949 por el científico francés André Aubreville, no fue hasta los años sesenta y principios de los setenta cuando el tema captó la atención internacional, a consecuencia del prolongado período de sequía grave que devastó la zona del Sahel (ver en este blog. Haz clic). «La sequía afectó unos 500 millones de hectáreas. Murieron entre 100.000 y 200.000 personas, y al menos 10 millones de cabezas de ganado».

lasyre_logo2
El Sahel o Sáhel es la zona ecoclimática y biogeográfica de transición entre el desierto del Sáhara en el norte y la sabana sudanesa en el sur. Se extiende a través del norte del continente africano entre el Océano Atlántico y el Mar Rojo.

Aquella situación terrible provocó que la ONU convocara en 1977 la primera Convención sobre Desertificación en Nairobi, en la que participaron representantes de más de 90 países. Del encuentro surgió lo que se denominó el Plan de Acción para Combatir la Desertificación, el cual, lamentablemente, no aportó grandes resultados.

ANTROPOCENO_okbaja-knPE--620x349@abc

Desertificación, según La Convención de Lucha contra la Desertificación de las Naciones Unidas es el proceso de degradación del suelo resultante de factores como las variaciones climáticas o las actividades humanas.

La desertificación implica la pérdida de suelos fértiles y la incapacidad de los ecosistemas de cumplir con su función reguladora. Además, de suministrar bienes y servicios; es decir, la desertificación es la degradación provocada por el cambio climático y/o la acción del hombre, por la que las tierras que en un principio eran fértiles, se convierten en desierto.

Causas de la Desertificación

Algunas de las causas de la desertificación son las siguientes:

  • Clima semiáridosequías estacionales, lluvias poco constantes o de gran intensidad.
  • Tierras pobres y erosión del suelo.
  • Incendios forestales, con la consecuente pérdida de la cubierta forestal.
  • Crisis del sector primario, éxodo rural y abandono de terrenos productivos.
  • Explotación irresponsable de los recursos hídricos y contaminantes de los acuíferos.
  • Crecimiento urbano desordenado, sobre todo en zonas  costeras.

Las zonas más susceptibles a la hora de sufrir este fenómeno se encuentran en las áreas áridas, semiáridas y subhúmedas secas.

02-Desertificación_okr
Desertificación
Erg_Chebbi_Maroc
Desertización. Erg Chebbi. Sahara. Marruecos

El suelo, es un depósito natural de grandes cantidades de carbono orgánico. «Se estima que hay 55 billones de toneladas de carbono orgánico en los suelos terrestres». Para hacernos una idea de la medida que eso supone, las emisiones de carbono a la atmósfera como consecuencia del uso de combustibles fósiles son de cinco a seis billones de toneladas anuales. Bajo nuestros pies se encuentra el gran emisor y sumidero de uno de los gases más relevantes en el proceso del calentamiento global. Bien conservado, el suelo regula y amortigua el ciclo del carbono, pero si se degrada, «se propicia la emisión a la atmósfera de cantidades que, mundialmente, equivalen a un tercio de las emisiones de CO2 de origen antrópico (humano)». Las zonas terrestres amenazadas por el riesgo de desertificación constituyen el 40 % de la superficie de la Tierra. «Y en esas áreas afectadas por déficits hídricos habita el 37 % de la población mundial»

chauntel-in-the-desert_ef60423e_865x1300
<<El hombre ha hecho de la tierra un infierno para los animales>> – Arthur Schopenhauer-

El desierto que avanza en España

Más de una cuarta parte de nuestro país está amenazada por la desertificación. La mala planificación urbanística, los incendios forestales y ciertas prácticas agrícolas aceleran la erosión del suelo.

tabernas-alta_2b713cae
Desierto de Tabernas (Almería)

<<El desierto de Tabernas es, junto con las Bardenas Reales y los Monegros, nuestro tercer desierto natural. Se extiende sobre una superficie de 11.625 hectáreas y a una altitud de entre 260 y 1.000 metros sobre el nivel del mar. Arcillas, margas, conglomerados, arenas y limos conforman este paraje, uno de los más desérticos de Europa. Las lluvias son inferiores a los 250 milímetros anuales. La temperatura media anual es de 18 ºC. Un paraje extraño que ha sido escenario de muchos rodajes cinematográficos>>. Foto: Andoni Canela

las-mc3a9dulas-71
Las Médulas (León)
medulas-12__1280x720
Las Médulas (León)

<<En el paraje hoy conocido como Las Médulas (León) se localizaba en el siglo II la mayor mina de oro que tenían los romanos en la Península. El método de explotación que utilizaban derrumbaba los montes, creando el laberinto de picachos ocres que hoy se contempla en este rincón de la comarca leonesa del Bierzo. Desde el pueblo de Carucedo, el principal acceso, surgen dos caminos sombreados por castaños y brezos: el de la izquierda lleva al mirador de Orellán, con la mejor vista del conjunto, y el de la derecha al Aula de Arqueología, donde se explican los valores naturales e históricos del territorio y se inician las visitas comentadas. La más popular recorre las galerías de las minas Cuevona y Encantada, mientras se va narrando cómo era la minería veinte siglos atrás. Fue la explotación minera de la época romana la que originó que se pusieran al descubierto sus arenas rojizas, antaño cubiertas de árboles>>

cuencas-hidrograficas_8f15f50e_1500x1000
Parque Natural de Ordesa y Monte perdido. Huesca

<<Pérdida de glaciares; En nuestro país se han perdido ya más del 80% de los glaciares pirenaicos y para 2050 podrían desaparecer irreversiblemente. El del Monte Perdido ha decrecido de media 5 metros de grosor en las últimas décadas, aunque hay puntos en los que son hasta 14 metros menos. En general retrocede un metro al año. De los 52 glaciares que había en 1850 han desaparecido ya 33, la mayoría de ellos después de 1980. Las 3.300 hectáreas de lenguas de hielo que existían a principios del siglo XX en el Pirineo se han reducido a 390>>

bardenas1_dd047a6a
Bárdenas reales de Navarra

<<La fuerza de la erosión; La erosión ha configurado el paisaje de las Bardenas reales de Navarra, uno de los tres desiertos cuasi naturales de España. En este paraje, la precipitación media anual oscila entre los 410 y 550 litros por metro cuadrado y hiela de 40 a 65 días al año. Las temperaturas mínimas se sitúan alrededor de los 5 ºC y las máximas en los 44 ºC>> Foto: Andoni Canela

bird-photographer-of-the-year-2019-photocrowd-5d63a1ab02b1b__880

Grearer flamingos at sunset National park DoÒana Spain
El impacto del cambio climático en el patrimonio. Parque Nacinal de Doñana. (Huelva)

Aunque la actual situación de conservación es satisfactoria, este punto caliente de biodiversidad, hogar de las especies más amenazadas de nuestro territorio, afronta grandes riesgos derivados del calentamiento global y la actividad humana. Foto: Luis Casiano/Biosphoto/AFP.

 

Sigue en siguiente entrada: Antropoceno: El Cambio Climático. Parte IV, Causas y Efectos del Cambio Climático. Deshielo.

Un comentario sobre “Antropoceno: El cambio climático (Parte III)  Causas y Efectos. Incendios y Deforestación. Desertificación y Sequía.

Agrega el tuyo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: