‘Abd al-Rahman ibn’ Umar al-Sufi: El libro de las estrellas fijas; Colección de imágenes.

Colección de imágenes de El libro de las estrellas fijas de ‘Abd al-Rahman ibn’ Umar al-Sufi.

El astrónomo ‘Abd al-Rahman ibn’ Umar al-Sufi, conocido comúnmente como al-Sufi, nació en Persia (actual Irán) en 903 d.C. y murió en 986. Trabajó en Isfahán y en Bagdad, y es conocido por su traducción del griego al árabe de Almagest del antiguo astrónomo Ptolomeo. La obra más famosa de Al-Sufi es Kitab suwar al-kawakib (Libro de las constelaciones de las estrellas fijas), que publicó alrededor del 964. En este trabajo, al-Sufi describe las 48 constelaciones establecidas por Ptolomeo y añade críticas y correcciones propias.

Para cada una de las constelaciones, ofrece los nombres indígenas árabes para sus estrellas, los dibujos de las constelaciones y un cuadro de estrellas que muestra su localización y magnitud. El texto tiene descripciones y cuadros de una pequeña nube, en realidad la galaxia de Andrómeda. La menciona delante de la boca de un Gran Pez, una constelación árabe. Parece que esta nube era comúnmente conocida entre los astrónomos de Isfahán muy probablemente antes del año 905.

Posiblemente también está catalogado, como una estrella nebulosa, el cúmulo estelar de Ómicron Velorum, así como un objeto nebuloso adicional en Vulpecula, un asterismo hoy conocido como Cúmulo de Al Sufi, Cúmulo de Brocchi o Collinder 399. Además, se menciona la Gran Nube de Magallanes como Al Bakr, el Buey Blanco de los árabes del sur, ya que esta galaxia es visible desde el sur de Arabia, aunque no desde latitudes más septentrionales.

El libro de Al-Sufi estimuló aún más trabajo sobre astronomía en el mundo árabe e islámico y ejerció una enorme influencia en el desarrollo de la ciencia en Europa. El trabajo fue copiado y traducido con frecuencia. Esta copia, de las colecciones de la Biblioteca del Congreso, se produjo en algún lugar de Asia central o sur, hacia 1730, y es una copia exacta de un manuscrito, hoy perdido, preparado para Ulug Beg de Samarcanda (actual Uzbekistán) en 1417 [820 AH]. La Biblioteca Nacional de Francia tiene un manuscrito de Kitab suwar al-kawakib que fue preparado para Ulug Beg en 1436.

 

2484_1_45 2484_1_53 2484_1_54 2484_1_76 2484_1_77 2484_1_83 2484_1_88 2484_1_89 2484_1_94 2484_1_95 2484_1_102 2484_1_103 2484_1_110 2484_1_111 2484_1_121 2484_1_122 2484_1_131 2484_1_132 2484_1_138 2484_1_142 2484_1_143 2484_1_150 2484_1_151 2484_1_153 2484_1_155 2484_1_157 2484_1_159 2484_1_165 2484_1_166 2484_1_177 2484_1_178 2484_1_188 2484_1_189 2484_1_194 2484_1_195 2484_1_203 2484_1_204 2484_1_214 2484_1_215 2484_1_224 2484_1_225 2484_1_230 (1) 2484_1_231 2484_1_239 2484_1_240 2484_1_245 2484_1_246 2484_1_256 2484_1_257 2484_1_265 2484_1_266 2484_1_273 2484_1_274 2484_1_281 2484_1_282 2484_1_290 (1) 2484_1_291 (1) 2484_1_296 2484_1_302 2484_1_303 2484_1_306 2484_1_307 2484_1_316 2484_1_317 2484_1_326 2484_1_327 2484_1_330 2484_1_332 2484_1_333 (1) 2484_1_343 (1) 2484_1_344 (1) 2484_1_349 2484_1_354 2484_1_357 2484_1_373 2484_1_374 al_sufi_33 heavens5 Las Constelaciones   Biblioteca Digital Mundial Las Constelaciones   Biblioteca Digital Mundial2 Las Constelaciones   Biblioteca Digital Mundial3 Las Constelaciones   Biblioteca Digital Mundiala Las Constelaciones   Biblioteca Digital Mundialb Las Constelaciones   Biblioteca Digital Mundialc Las Constelaciones   Biblioteca Digital Mundiald tumblr_ll8oytAgYi1qc0noyo1_r1_1280 tumblr_ll95ggtAuf1qc0noyo1_1280

Vídeo: El libro de las estrellas fijas, de Al-Sufi

Por: C.R. Ipiéns

Andrómeda: Mito, Astronomía y Arte.

Andrómeda encadenada a una roca de Gustave Doré (1832-1883). Óleo sobre lienzo, 172.7 × 256.5 cm. Año 1869.
Andrómeda encadenada a una roca de Gustave Doré (1832-1883). Óleo sobre lienzo, 172.7 × 256.5 cm. Año 1869.

Andrómeda:  El mito.

El mito de la desafortunada reina Casiopea, esposa del rey Cefeo de Jope, se centra en la historia de su hija Andrómeda. Tanto Casiopea como su hija eran muy bellas. Sin embargo, la reina cometió un pecado de orgullo al asegurar que ambas eran más bellas que las ninfas del mar, las Nereidas. Éstas eran las 50 hermosas y bondadosas hijas de Nereo, el viejo sabio del mar. Ofendidas por las afirmaciones de Casiopea, las ninfas fueron a quejarse de ello a Poseidón, su protector y dios de los mares. Iracundo, Poseidón agitó las aguas con su tridente inundando las tierras de la costa de Palestina, y llamó al monstruo marino Cetus para que acudiera desde las profundidades. Cefeo consultó al oráculo de Amón para saber cómo podría guardar su reino, y le contestó que sus dominios sólo podrían salvarse de las acometidas del monstruo si sacrificaba a su hija Andrómeda a Cetus. Era imposible hacer frente a la presión del pueblo y, de acuerdo con la decisión tomada en el oráculo, Andrómeda fue encadenada a las rocas en las costas de Jope.

Cuando Cetus se acercó a Andrómeda, Perseo entró en la escena trágica.

Mientras Andrómeda yacía encadenada e indefensa en las rocas, Perseo se acercó volando cuando regresaba de su misión de matar a la Gorgona Medusa. Algunos dicen que llevaba las sandalias aladas que había recibido de Atenea, la diosa del intelecto y delos héroes. Sin embargo, según otras versiones, Perseo montaba a Pegaso, el caballo alado. Cuando se acercaba a las rocas, Perseo quedó cautivado de la belleza virginal de Andrómeda, y se ofreció a luchar contra Cetus el monstruo marino a cambio de la mano de la virgen. Confundiendo a Cetus con el reflejo de su sombra en la superficie marina, Perseo dio muerte al monstruo y rescató a Andrómeda y así Perseo obtuvo la mano de Andrómeda en matrimonio. Cuando se celebraba el matrimonio de ambos hizo su aparición Fineo, un celoso antiguo pretendiente de Andrómeda, conjurado con Casiopea que lanzó a doscientos guerreros contra la feliz pareja. Perseo, al verse acosado, sacó la cabeza de la medusa de su zurrón y petrificó a todos los asaltantes.

Pero tras el mito griego que acabamos de enmarcar, Andrómeda cuenta con un origen más oscuro y complejo. Una pista de ello está en el nombre de Andrómeda, que significa “gobernadora de los hombres”: tal como cuenta el poeta latino Malino (siglo I d.C.), “el vencedor de la medusa fue vencido ante la mirada de Andrómeda”. Quizá no sea una figura tan pasiva e inocente, y está mucho más cerca de la diosa Afrodita como representante del deseo femenino. Éste es el desarrollo de la leyenda de Andrómeda a partir de sus raíces mesopotámicas. En tiempos antiguos esta constelación se había dedicado a Astarté (conocida con el nombre de Isthar por los babilonios), la diosa egipcia del amor y de la guerra. Astarté cuya iconografía la representa como diosa marina con una gran voracidad sexual, fue venerada en varios templos situados en las antiguas tierras de Palestina. Las mismas tierras donde se intentó sacrificar a Andrómeda. Andrómeda como su madre Casiopea y el propio Perseo fueron puestos en una región del cielo, Andrómeda conforma lo que llamamos la Constelación de Andrómeda.

Tercera ilustración de una serie de tres mapas ilustrados con las estrellas catalogadas de la época, por: Alexander Jamieson. Año 1822. United States Naval Observatory Library.
Tercera ilustración de una serie de tres mapas ilustrados con las estrellas catalogadas de la época, por: Alexander Jamieson. Año 1822. United States Naval Observatory Library.

Nota importante:

No debemos confundir el término Constelación con el de Galaxia:

Puede verse sobre este tema en este Blog: Hubble, Espacio profundo. O también la entrada: El Universo. Ideas claras.

  • Una galaxia es un conjunto de varias estrellas, nubes de gas, planetas, polvo cósmico, materia oscura, y quizá energía oscura, unido gravitatoriamente. Resumiendo, puede decirse que una galaxia es una colección de estrellas mantenidas juntas por su mutua atracción. En otras palabras, todas las estrellas en una galaxia se mantienen unidas por la gravedad de todas las otras estrellas (así como la invisible y misteriosa materia oscura). Existen atendiendo a su forma distintos tipos de galaxias:

Galaxias Elípticas

Llamadas así porque tienen una forma elipsoidal (o de huevo) y una apariencia suave, casi sin rasgos distintivos.

Las galaxias elípticas son generalmente grandes, con cientos de millones a trillones de estrellas. Las mayores galaxias en el universo son las galaxias elípticas. Son el resultado de muchas colisiones entre galaxias más pequeñas, y todas estas colisiones han destruido la delicada estructura espiral que vemos en nuestra propia galaxia.

Generalmente son viejas. Las galaxias elípticas se ven más rojas que las galaxias espirales como la Vía Láctea. Eso es debido a que contienen viejas estrellas rojas y tienen tasas muy bajas de formación de estrellas. Todo el gas y polvo disponible se ha gastado ya en el pasado, y ahora todo lo que queda son estas viejas estrellas rojas. También tienen grandes poblaciones de cúmulos globulares de estrellas.

Las galaxias elípticas generalmente se encuentran en los lugares más violentos del universo, tales como el corazón de los cúmulos de galaxias y en grupos compactos de galaxias. En estos lugares, las galaxias elípticas han tenido una vida acelerada, con muchas fusiones de galaxias y varios períodos de formación de estrellas. Estas constantes fusiones y colisiones aumentan su tamaño y gasta todo el gas disponible para la formación de estrellas.

La más pequeña enana de las galaxias elípticas no es más grande que un cúmulo globular y puede contener solamente 10 millones de estrellas. Las mayores galaxias elípticas pueden tener más de 10 trillones de estrellas. La galaxia más grande conocida en el universo, M87, es una galaxia elíptica.

Messier 87 Hubble.(M87)
Messier 87 Hubble. (M87)

Galaxias Espirales

Cuando se piensa en una galaxia, generalmente se piensa en una galaxia espiral. Ya sabes, con su protuberancia central y sus envolventes brazos en espiral desde el centro hacia fuera. De hecho, nuestra propia Vía Láctea es una galaxia espiral, y hay muchas otras en todo el universo. Pero ¿ha pensado alguna vez en cómo se producen esas hermosas formas?

Una galaxia espiral tiene la forma de un disco plano con un abultamiento más grueso en el centro. Brillantes brazos espirales que iniciándose desde el centro  se enrollan hacia el exterior como un molinillo. Todas las galaxias en espiral giran, pero muy lentamente; nuestra propia Vía Láctea completa una sola revolución una vez cada 250 millones de años aproximadamente.

Los brazos espirales son en realidad las ondas de densidad que se mueven alrededor del disco de la galaxia espiral. Como la onda de densidad pasa a través de una región, las masas se reúnen, y se obtienen brillantes focos de formación de estrellas. A continuación, la onda de densidad se mueve, y estimula a otra región para comenzar la formación de estrellas.

La protuberancia central, en el centro de una galaxia espiral contiene estrellas viejas, similar a una galaxia elíptica. Y en el centro mismo, siempre hay un agujero negro supermasivo que posee millones de veces la masa del Sol.

Las galaxias espirales también están rodeadas de un vasto halo esferoidal de estrellas. Estas estrellas podrían no haberse formado en la galaxia, sino que fueron robadas a través de sucesivas fusiones con otras galaxias. Este halo galáctico también contiene muchos cúmulos globulares de estrellas.

Los astrónomos piensan que las galaxias en espiral han sido lentamente construidas en el transcurso del tiempo a través de la fusión de galaxias más pequeñas. Al reunirse estas pequeñas galaxias, el total de su impulso conjunto hace que la galaxia fusionada gire. Esta rotación aplana hacia afuera la galaxia y establece los brazos espirales en movimiento.

Nuestra galaxia, la Vía Láctea, es espiral, con una clasificación en la secuencia de Hubble Sbc (posiblemente SBbc; ver galaxia espiral barrada).

Panorámica nocturna de la Vía Láctea vista desde la plataforma de Paranal, Chile, hogar del telescopio gigante del ESO.
Panorámica nocturna de la Vía Láctea vista desde la plataforma de Paranal, Chile, hogar del telescopio gigante del ESO.
Recreación artística hecha por la NASA de la Vía Láctea.
Recreación artística hecha por la NASA de la Vía Láctea.
Mapa de la Vía Láctea
Mapa de la Vía Láctea

Galaxias Lenticulares

Una galaxia lenticular es un tipo de galaxia intermedia entre una galaxia elíptica y una galaxia espiral que en la Secuencia de Hubble se clasifica como S0. Las galaxias lenticulares son con forma de disco, (al igual que las galaxias espirales) que han consumido o perdido gran parte o toda su materia interestelar (como las galaxias elípticas), y por tanto carecen de brazos espirales, aunque a veces existe cierta cantidad de materia interestelar, sobre todo polvo. Constituyen solo el 3% de las galaxias del universo.

La Galaxia del Sombrero (también conocida como Objeto Messier 104, Messier 104, o NGC 4594), es una galaxia lenticular de la constelación de Virgo a una distancia de 28 millones de años luz. Fue descubierta por Pierre Méchain en 1781. Tiene un núcleo grande y brillante, una inusual protuberancia central, y una destacada banda de polvo en el disco galáctico. Desde la Tierra, es vista de canto, lo que le proporciona una apariencia de sombrero sobre un quinto del diámetro de la Luna llena.
La Galaxia del Sombrero (también conocida como Objeto Messier 104, Messier 104, o NGC 4594), es una galaxia lenticular de la constelación de Virgo a una distancia de 28 millones de años luz. Fue descubierta por Pierre Méchain en 1781. Tiene un núcleo grande y brillante, una inusual protuberancia central, y una destacada banda de polvo en el disco galáctico. Desde la Tierra, es vista de canto, lo que le proporciona una apariencia de sombrero sobre un quinto del diámetro de la Luna llena.

Galaxias Irregulares

 La mayoría de las galaxias se pueden clasificar según su forma. Nuestra propia Vía Láctea es una galaxia espiral, por ejemplo, y las más grandes galaxias en el universo son las galaxias elípticas. Pero algunas galaxias desafían su catalogación. Estas son las galaxias irregulares, y cada una es única en cuanto a su forma, edad y estructura.

Las galaxias irregulares son a menudo caóticas en su forma, sin ningún abultamiento central ni brazos espirales. A pesar de que solían tener una forma más familiar, en una espectacular colisión con otra galaxia se distorsionó su forma.

Los astrónomos mantienen dos clasificaciones de galaxias irregulares. galaxias Irr-I que tienen alguna estructura, pero aun así son lo suficientemente distorsionadas para que no puedan ser clasificadas como espiral, elípticas o de forma lenticular. Y galaxias Irr-II que no tienen ninguna estructura.

La cercana Nube de Magallanes se ha considerado alguna vez que sea una galaxia irregular. A pesar de que los astrónomos han detectado una débil forma de espiral.

Sólo hay una galaxia irregular en el catálogo de objetos Messier, y es la M82; también conocida como Galaxia del Cigarro. Está ubicada en la constelación de la Osa Mayor a alrededor de 12 millones de años luz de distancia, y es famosa por sus enormes cantidades de estrellas en formación. De hecho, con la luz infrarroja, M82 es la galaxia más brillante en el cielo. Incluso en la luz visible, es 5 veces más brillante que la Vía Láctea.

Galaxia del cigarro (M82)
Galaxia del cigarro (M82)
Otro ejemplo de galaxia lenticular es Centaurus A, que se encuentra en la constelación de Centauro, en el extremo norte de la Vía Láctea. Rodea la Cruz del Sur y es visible solamente en el Hemisferio Sur.
Otro ejemplo de galaxia lenticular es Centaurus A, que se encuentra en la constelación de Centauro, en el extremo norte de la Vía Láctea. Rodea la Cruz del Sur y es visible solamente en el Hemisferio Sur.
  • Constelaciones

Una Constelación es un conjunto de estrellas que, mediante trazos imaginarios e imaginados por el hombre sobre la aparente superficie celeste, forman un dibujo que evoca una determinada figura, como la de un animal, un personaje mitológico, etc.

Una constelación, en astronomía, es un conjunto de estrellas cuya posición en el cielo nocturno es aparentemente invariable. Cada constelación tiene su propia historia y las estrellas que componen la constelación tienen su propio nombre.

Algunas constelaciones fueron ideadas hace muchos siglos por los pueblos que habitaban las regiones del Medio Oriente y el Mediterráneo. Otras, las que están más al sur, recibieron su nombre de los europeos en tiempos más recientes al explorar estos lugares hasta entonces desconocidos por ellos, aunque los pueblos que habitaban las regiones australes ya habían nombrado sus propias constelaciones de acuerdo a sus creencias.

Se acostumbra a separar las constelaciones en dos grupos, dependiendo el hemisferio celeste dónde se encuentren: Constelaciones septentrionales, las ubicadas al norte del ecuador celeste y las Constelaciones australes, al sur.

A partir de 1928, la Unión Astronómica Internacional (UAI) decidió reagrupar oficialmente la esfera celeste en 88 constelaciones con límites precisos, tal que todo punto en el cielo quedara dentro de los límites de una figura. Antes de dicho año, eran reconocidas otras constelaciones menores que luego cayeron en el olvido; muchas, ya no se recuerdan. El trabajo de delimitación definitiva de las constelaciones fue llevado a cabo fundamentalmente por el astrónomo belga Eugène Joseph Delporte y publicado por la UAI en 1930.

Constelaciones antiguas:

Placa tallada en el templo de Hator de Dendera (Egipto), alrededor del 50 AC, que representa las constelaciones zodiacales.
Placa tallada en el templo de Hator de Dendera (Egipto), alrededor del 50 AC, que representa las constelaciones zodiacales.

Ver en este mismo blog, “El cielo egipcio”

Debido al tiempo transcurrido y a la falta de registros históricos, es difícil conocer el origen preciso de las constelaciones más antiguas del mundo occidental. Tal parece que Leo (el león), Taurus (el toro), y Escorpio (el escorpión), existían desde antiguo en la cultura de Mesopotamia, unos 4000 años antes de la era cristiana, aunque no recibían esos nombres necesariamente.

Se cree que el interés de estos antiguos pueblos por la disposición de las estrellas tuvo motivos fundamentalmente prácticos, usualmente con propósitos agrícolas, de viaje y religiosos: como ayuda para medir el tiempo y las estaciones y para servir de orientación a navegantes y mercaderes cuando realizaban travesías durante la noche, ya fuese por mar o por el desierto. Así, imaginando figuras con las cuales relacionar los grupos de estrellas (y creando leyendas e historias de lo que representaban —ver mitología, astrología—) les sería más fácil y seguro recordar las rutas a seguir.

De las 88 constelaciones adoptadas por la UAI, casi la mitad provienen de la imaginación de los astrónomos griegos. Homero menciona a Orión en la Odisea (obra que data del siglo IX a. C.). En el Antiguo Egipto era conocido como Sahu mil años antes. El Zodíaco (Puede verse en este blog El Zodiaco), dividido en doce constelaciones, surgió en Babilonia durante el reinado de Nabucodonosor II siglo VI a. C., vinculado a las doce lunaciones anuales. Lo adoptará la cultura griega, dándole a las constelaciones los actuales nombres.

La compilación exhaustiva de constelaciones más antigua conocida se remonta a Claudio Ptolomeo, quien en el siglo II a. C. presentó un catálogo de 1022 estrellas, agrupadas en 48 constelaciones, en su obra Almagesto (Ver en este mismo Blog Ptolomeo y el Almagesto); la obra fue escrita en griego, con el título Ἡ μεγάλη Σύνταξις (He Megále Síntaxis: ‘el gran tratado’). Dicho trabajo, que será la base de muchos resúmenes astronómicos occidentales posteriores, hasta finales de la Edad Media, sólo incluía las estrellas visibles desde Alejandría, lugar desde donde Ptolomeo llevó a cabo sus observaciones.

Pardies, Ignace Gaston, 1636-1673.
Pardies, Ignace Gaston, 1636-1673.
Abd al-Rahman al-Sufi (903–986)
Abd al-Rahman al-Sufi (903–986)

Puede verse en este Blog, El libro de las estrellas fijas de: ‘Abd al-Rahman ibn’ Umar al-Sufi.

Lista de las 88 constelaciones actuales, puede encontrarse en el siguiente enlace: Constelaciones .

La constelación de Andrómeda.

Atlas Coelestis. 1776.  John Flamsteed
Atlas Coelestis. 1776. John Flamsteed

La figura encadenada de Andrómeda se ve desde cualquier latitud hasta llegar a los 37ºS. Está situada al este de la constelación que representa a su salvador Perseus, aunque se localiza mejor a partir de la llamativa W de Casiopea, situada al norte. La cabeza de Andrómeda cuya figura parece caer, se superpone a Pegasus a la altura del diafragma del caballo, y la brillante estrella que la forma, Alpheratz, comparte el ángulo nororiental del cuadrado de Pegaso. Esta constelación alcanza su punto de culminación de medianoche en la segunda semana de octubre.

Andrómeda y el Triángulo.
Andrómeda y el Triángulo.
La constelación de Andrómeda, región del cielo contenida en la línea a trazos.
La constelación de Andrómeda, región del cielo contenida en la línea a trazos.

Como elementos más notables de esta constelación, podemos significar las estrellas principales Alpheratz, Mirach y Almach, y la galaxia que lleva el mismo nombre de la constelación: Andrómeda.

La Galaxia de Andrómeda (M31) es una galaxia espiral a aproximadamente 2,5 millones de años luz, en la Constelación de Andrómeda. La imagen también muestra las galaxias elípticas M32 y M110, así como NGC 206 (una brillante nube estelar en la Galaxia de Andrómeda) y la estrella Ni Andromedae.
La Galaxia de Andrómeda (M31) es una galaxia espiral a aproximadamente 2,5 millones de años luz, en la Constelación de Andrómeda. La imagen también muestra las galaxias elípticas M32 y M110, así como NGC 206 (una brillante nube estelar en la Galaxia de Andrómeda) y la estrella Ni Andromedae.

Para ver la mayoría de las galaxias, se necesita al menos un telescopio pequeño. No obstante la enorme galaxia de Andrómeda, o Messier 31, se puede ver a simple vista; si se sabe dónde mirar. La galaxia de Andrómeda se encuentra en la constelación Andrómeda.

Andrómeda es la galaxia más grande en el Grupo Local, que incluye la Vía Láctea, la galaxia Triangulo (Messier 33), y docenas de pequeñas galaxias enanas e irregulares. Una estimación reciente dio a Andrómeda 700 billones de masas solares. Nuestra Vía Láctea es sólo un 80% de la masa de Andrómeda.

La galaxia de Andrómeda fue observada por primera vez por los astrónomos persas, hace miles de años, posteriormente, en 1764 fue catalogada por Charles Messier clasificándola como M31. En el año 1912, los astrónomos calcularon su velocidad en 300 kilómetros por segundo, moviéndose hacia el Sol. Edwin Hubble calculó por primera vez la distancia a Andrómeda, detectando Cepheus variables en la galaxia. Sus medidas dieron 450 kpc (1 kpc = 3.08567758 × 1019 metros), o 2,5 millones de años-luz de distancia; así está en el exterior de la galaxia de la Vía Láctea.

Estimaciones recientes han calculado que la galaxia de Andrómeda es de unos 220.000 años-luz de diámetro, casi el doble de la estimación de diámetro de la Vía Láctea.

Mientras que otras galaxias se están alejando de nosotros, Andrómeda está en curso de colisión con la Vía Láctea. Nuestras dos galaxias colisionarán la una con la otra en aproximadamente 2,5 mil millones de años, comenzándose entonces a formar una galaxia elíptica gigante. Se sabe que tiene 14 galaxias enanas en órbita, en diversas etapas de fusión.

Andrómeda en el Arte.

El mito de Andrómeda como el de Venus-Afrodita, e innumerables ejemplos más, han sido motivo artístico a lo largo de la historia del arte. Aquí presento a modo de colección las distintas representaciones que ha tenido Andrómeda fundamentalmente en la Historia de la Pintura. Pasamos a presentarla.

Rubens, Pedro Pablo; Jordaens, Jacob, Perseo liberando a Andrómeda, 1639 – 1641. Óleo sobre Lienzo. 267 cm x 162 cm. Escuela Flamenca
Rubens, Pedro Pablo; Jordaens, Jacob, Perseo liberando a Andrómeda, 1639 – 1641. Óleo sobre Lienzo. 267 cm x 162 cm. Escuela Flamenca

Andrómeda y Perseo es el último cuadro de Rubens, dejándolo sin acabar al sorprenderle la muerte -mientras lo ejecutaba- el 30 de mayo de 1640. Se pensó en Van Dyck para que continuara con todos los encargos que le había hecho Felipe IV, pero la falta de entendimiento entre el artista y el cardenal-infante Don Fernando motivó que quien acabase la obra fuera Jacob Jordaens, el tercero en discordia de la Edad de Oro del Barroco flamenco.Rubens eligió el momento en que Andrómeda es liberada por Perseo, habiéndose superado el momento de la tensión por la lucha entre el monstruo y el héroe. Andrómeda quiso disputar a las Nereidas el premio de la hermosura y fue atada a una roca donde iba a ser devorada por un monstruo marino cuando fue salvada por Perseo. En la escena se aprecia un cierto aire de temor por la lucha, aunque la felicidad de la pareja inunda la imagen. Los dos amorcillos que aparecen en la parte superior y Pegaso, el caballo alado de Perseo, completan la composición. La bella figura de Andrómeda se recorta sobre un fondo grisáceo; el ritmo gracioso de su cuerpo nos pone de manifiesto el canon estético de Rubens, recogiendo la moda de la época al mostrarnos imágenes de mujeres entradas en carnes, rubias y con poco pecho. La armadura negra de Perseo contrasta con el color nacarado de su futura esposa. Algunos autores piensan que Rubens utilizó como modelo para Andrómeda a su mujer, Hélène Fourment, como también hizo para otras figuras femeninas, como las Tres Gracias.

Peter Paul Rubens (1577–1640). Andrómeda. 1638. Gemäldegalerie, Berlin
Peter Paul Rubens (1577–1640). Andrómeda. 1638. Gemäldegalerie, Berlin
Peter Paul Rubens, 1607.Perseo liberando a Andrómeda. 100 cm × 139 cm. Óleo sobre tabla.
Peter Paul Rubens, 1607.Perseo liberando a Andrómeda. 100 cm × 139 cm. Óleo sobre tabla.
Edward Poynter, 1869. Andrómeda. Óleo sobre lienzo, 49.53 × 33 cm.
Edward Poynter, 1869. Andrómeda. Óleo sobre lienzo, 49.53 × 33 cm.
Andrómeda encadenada a una roca de Gustave Doré (1832-1883). Óleo sobre lienzo, 172.7 × 256.5 cm. Año 1869.
Andrómeda encadenada a una roca de Gustave Doré (1832-1883). Óleo sobre lienzo, 172.7 × 256.5 cm. Año 1869.
Andrómeda y Perseo por Pierre Mignard (1612–1695), Año 1679. Óleo sobre lienzo, 150x198cm. Museo del Louvre, París.
Andrómeda y Perseo por Pierre Mignard (1612–1695), Año 1679. Óleo sobre lienzo, 150x198cm. Museo del Louvre, París.
Paolo Veronese (1528–1588). Perseo rescatando a Andromeda, 1576-1578. Óleo sobre lienzo, 260 × 211 cm.Museum of Fine Arts.
Paolo Veronese (1528–1588). Perseo rescatando a Andromeda, 1576-1578. Óleo sobre lienzo, 260 × 211 cm.Museum of Fine Arts.
Giorgio Vasari, Perseus en Andromeda, 1570, Olieverf op paneel, 127x109 cm, Palazzo Vecchio, Florence
Giorgio Vasari, Perseus en Andromeda, 1570, Olieverf op paneel, 127×109 cm, Palazzo Vecchio, Florence
Theodoor van Thulden (1606–1669). Perseus Frees Andromeda. 17th century
Theodoor van Thulden (1606–1669). Perseus Frees Andromeda. 17th century
Charles-André van Loo (1705–1765). Perseo y Andrómeda, entre 1735 y 1740. Óleo sobre lienzo, 73x92cm. Museo Hermitage.
Charles-André van Loo (1705–1765). Perseo y Andrómeda, entre 1735 y 1740. Óleo sobre lienzo, 73x92cm. Museo Hermitage.
Eugène Delacroix (1798–1863). Perseo y Andrómeda.1853.
Eugène Delacroix (1798–1863). Perseo y Andrómeda.1853.
Domenico Fetti (1588–1623). Perseo liberando a Andrómeda.1621/1622. Óleo sobre 0,5 x 72,5 cm. Kunsthistorisches Museum
Domenico Fetti (1588–1623). Perseo liberando a Andrómeda.1621/1622. Óleo sobre 0,5 x 72,5 cm. Kunsthistorisches Museum,
Henri-Pierre Picou (1824–1895). Andromeda encadenada a las rocas, 1874. Óleo sobre lienzo. 120.3 × 84.8 cm. Dahesh Museum of Art
Henri-Pierre Picou (1824–1895). Andromeda encadenada a las rocas, 1874. Óleo sobre lienzo. 120.3 × 84.8 cm. Dahesh Museum of Art.
Guido Reni (1575–1642), Andromeda.
Guido Reni (1575–1642), Andromeda.
Frederic Leighton (1830–1896), Perseo y Andrómeda. 1891. Óleo sobre lienzo. 235 × 129.2 cm. Walker Art Gallery
Frederic Leighton (1830–1896), Perseo y Andrómeda. 1891. Óleo sobre lienzo. 235 × 129.2 cm. Walker Art Gallery
Filippo Falciatore, Perseo rescatando a Andrómeda. 1736. Óleo sobre tabla. Museo Duca di Martina.
Filippo Falciatore, Perseo rescatando a Andrómeda. 1736. Óleo sobre tabla. Museo Duca di Martina.
Gustave-Claude-Etienne Courtois (1852–1923) Perseo liberando a Andrómeda. 1913. Óleo sobre lienzo.
Gustave-Claude-Etienne Courtois (1852–1923) Perseo liberando a Andrómeda. 1913. Óleo sobre lienzo.
Gustave Moreau (1826–1898) Perseo y Andrómeda,1870. Óleo sobre lienzo. Bristol City Museum and Art Gallery.
Gustave Moreau (1826–1898) Perseo y Andrómeda,1870. Óleo sobre lienzo. Bristol City Museum and Art Gallery.
Pieza de porcelana siglo XIX. Anónima.
Pieza de porcelana siglo XIX. Anónima.
Giuseppe Cesari (1568–1640), Perseo liberando a Andrómeda, 1594-1598. oil on slate52 × 38.5 cm.  Gemäldegalerie, Berlin
Giuseppe Cesari (1568–1640), Perseo liberando a Andrómeda, 1594-1598. oil on slate 52 × 38.5 cm. Gemäldegalerie, Berlin.
Joachim Wtewael (1566–1638) Perseo libera a Andrómeda, 1611. Óleo sobre lienzo. 180 × 150 cm. Louvre Museum.
Joachim Wtewael (1566–1638) Perseo libera a Andrómeda, 1611. Óleo sobre lienzo. 180 × 150 cm. Louvre Museum.

Los pintores renacentistas asociaron a menudo, erróneamente, el vuelo de Perseo con el caballo alado Pegaso. En la tradición de los mitos griegos, Perseo vuela con sus sandalias aladas.

Tiziano (1490–1576) Perseo y Andrómeda, entre 1554 y 1556. Óleo sobre lienzo. 185x199 cm.
Tiziano (1490–1576) Perseo y Andrómeda, entre 1554 y 1556. Óleo sobre lienzo. 185×199 cm.
Anton Raphael Mengs (1728–1779), Perseo y Andrómeda, entre 1773 y 776. Óleo sobre lienzo,  227 × 153.5 cm. Hermitage Museum
Anton Raphael Mengs (1728–1779), Perseo y Andrómeda, entre 1773 y 776. Óleo sobre lienzo, 227 × 153.5 cm. Hermitage Museum.
Piero di Cosimo (1462–1521), Andrómeda liberada por Perseo, 1510. Óleo sobre madera, 70 × 123 cm. Uffizi Gallery.
Piero di Cosimo (1462–1521), Andrómeda liberada por Perseo, 1510. Óleo sobre madera, 70 × 123 cm. Uffizi Gallery.
Piero di Cosimo (1462–1521), 1513. Óleo sobre tabla. Uffizi Gallery.
Piero di Cosimo (1462–1521), 1513. Óleo sobre tabla. Uffizi Gallery.
Giuseppe Cesari (1568–1640), Perseo y Andrómeda, 1602. oil on slate, 51.8 × 38.2 cm. Kunsthistorisches Museum.
Giuseppe Cesari (1568–1640), Perseo y Andrómeda, 1602. oil on slate, 51.8 × 38.2 cm. Kunsthistorisches Museum.
Edward BURNE-JONES (1833 - 1898). Perseo y Andrómeda, 1876. Óleo sobre lienzo. 152.2 x229 mm. Art Gallery of South Australia.
Edward BURNE-JONES (1833 – 1898). Perseo y Andrómeda, 1876. Óleo sobre lienzo. 152.2 x229 mm. Art Gallery of South Australia.
Théodore Chassériau (1819–1856). Andrómeda atacada en las rocas por las Nereidas. 1840. Óleo sobre lienzo, 92x74cm. Museo del Louvre, París.
Théodore Chassériau (1819–1856). Andrómeda atacada en las rocas por las Nereidas. 1840. Óleo sobre lienzo, 92x74cm. Museo del Louvre, París.
"Andromeda", Öl auf Leinwand, ca. 70 x 50 cm. 1600. Anónimo.
“Andromeda”, Öl auf Leinwand, ca. 70 x 50 cm. 1600. Anónimo.

Lo más asombroso del Universo

Maravillosa reflexión sobre el ser humano y el universo. ¡¡Excelente!!

     Carina Nebula

Para no caer en el reduccionismo banal, atomizante y físico al que la sociedad de hoy nos conduce impidiéndonos gozar de la generosa y maravillosa amplitud del significado de nuestro ser. No sólo formamos parte del Universo, sino que además, el Universo forma parte de nosotros.

C.R. Ipiéns. Mayo 2014.

Espero sea de vuestro agrado.

 

Pensadores influyentes en la Historia de la Ciencia

Imagen2

De la página oficial  del MUNCYT (Museo Nacional de Ciencia y Tecnología), tomo:

Una vez más, el MUNCYT se ocupa de acercarnos la historia. Si una de sus misiones, para empujarnos al futuro, radica en la popularización y comprensión de la ciencia que se está creando, que mueve nuestro mundo y que vemos asomar en los medios de comunicación, otros objetivos nos invitan a mirar al pasado, tratando de fortalecer las raíces que sustentan nuestra cultura.

En esta obra, y en la exposición que la acompaña, los expertos han querido seleccionar, con la limitación en número que aconseja toda tarea de este género, el conjunto de libros que podríamos considerar más destacados por su trascendencia en la historia del pensamiento científico. Abarcan un período tan amplio como el de la cultura humana, y el índice de mayor o menor frecuencia a lo largo de los siglos respectivos puede ser un indicador de la presencia de las crisis y revoluciones en el mundo de las ideas. Siempre definiendo un progreso.

Si los libros representan la historia del pensamiento, este proyecto quiere recordarnos que todas la ideas científicas nacen o se hacen en el encuentro con el mundo material, con objetos de nuestro mundo. Cada libro se presenta vinculado a un objeto, en la mayor parte de los casos de la colección del MUNCYT, que nos invita a pensar en clave de historia y a poner personalmente en marcha el proceso de intervención imprescindible para que, al menos mentalmente, se puedan generar conceptos a partir de la percepción de hechos.

En esta entrada recojo los veintiséis retratos realizados por Eulogia Merle de los científicos que forman parte de la exposición ‘Libros inmortales, instrumentos esenciales’, sobre las obras que han cambiado el curso del pensamiento humano, así como una breve biografía de ellos. La muestra se inaugura el 17 de octubre de 2013 en la sede de A Coruña del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología (MUNCYT). El catálogo de esta muestra se puede descargar desde la web del MUNCYT.

‘Tratados Hipocráticos’ de Hipócrates de Cos (460-380 a. C.). Nace la medicina como ciencia.
‘Tratados Hipocráticos’ de Hipócrates de Cos (460-380 a. C.). Nace la medicina como ciencia.

Al llamado “Padre de la medicina” le podemos reconocer tres importantes aportaciones: el racionalismo, la observación cuidadosa y la necesidad de unas normas éticas. Según la tradición era médico y nacido en la Isla de Cos, incluso emparentado con Asclepio, dios griego de la medicina. Con certeza poco o nada se sabe de su vida; quizás viajó por toda Grecia realizando observaciones y tratando enfermos, lo que le serviría para compilar toda su experiencia en una serie de escritos de medicina que se le atribuyen y que siglos más tarde dieron forma al Corpus Hippocraticum. Defiende la concepción de la enfermedad como la consecuencia de un desequilibrio entre los humores del cuerpo, teoría que desarrollaría más tarde Galeno y que dominaría hasta la Ilustración. Entre las aportaciones de la medicina hipocrática destacan: la consideración del cuerpo como un todo, el énfasis en la observación minuciosa de los síntomas y la valoración del historial clínico. En el campo de la ética médica se le atribuye el célebre “juramento hipocrático” que compromete a quien lo pronuncia a «entrar en las casas con el único fin de cuidar y curar a los enfermos» y a «mantener el secreto». Murió en la ciudad de Larissa (Tesalia) dejando tras de sí el mayor compendio médico de su época.

‘Física’ de Aristóteles de Estagira (384-322 a. C.). El primer paradigma centrado en el estudio de la naturaleza de las cosas.
‘Física’ de Aristóteles de Estagira (384-322 a. C.). El primer paradigma centrado en el estudio de la naturaleza de las cosas.

Se le conoce como El Estagirita, por haber nacido en la ciudad de Estagira (Tracia). Era hijo del médico del rey de Macedonia. Creció en la corte y al inicio de su juventud marchó a Atenas, para estudiar en la Academia de Platón, donde estuvo durante veinte años. Viajó por el Egeo, y entre otras materias estudió la zoología y botánica de la isla de Lesbos, tras lo cual fue invitado por el rey Filipo II para ser tutor de su hijo, quien años más tarde sería Alejandro Magno. A su vuelta a Atenas estableció su propia escuela en el Liceo. Había cumplido sesenta años cuando se trasladó a la isla de Eubea, donde murió. Destaca como filósofo, conocedor e integrador de múltiples disciplinas. Se le considera el fundador de la lógica deductiva en filosofía. Como científico, escribió sobre física, astronomía, anatomía, embriología, geografía, geología, meteorología y zoología. En la Física plantea tres principios básicos para explicar el movimiento de los cuerpos, distinguiendo entre movimientos naturales y movimientos forzados. Su visión cosmológica propone la delimitación de una región sublunar en la que sitúa a la Tierra, donde los movimientos naturales son verticales y pasajeros, y una supralunar que considera perfecta, donde el movimiento natural es circular y constante.

‘Elementos’ de Euclides (c. 295 a. C.). Comienza la historia de la geometría.
‘Elementos’ de Euclides (c. 295 a. C.). Comienza la historia de la geometría.

Es difícil precisar datos de la biografía del más destacado matemático de la antigüedad grecolatina, considerado el Padre de la Geometría. Solo se conocen con certeza dos hechos indiscutibles: vivió en una época intermedia entre los discípulos de Platón y los de Arquímedes, y formó una gran escuela de matemáticas en Alejandría. Según el filósofo bizantino Proclo, Euclides enseñó en esta ciudad del delta del Nilo durante el mandato de Ptolomeo I Sóter, es decir, entre los años 323 y 285 a. C. Murió en torno al año 270 a. C. Su fama radica en ser el autor de los Elementos, un tratado de geometría que ha servido de libro de texto en la materia hasta comienzos del siglo XX.

Está compuesto por trece libros que tratan de geometría en dos y tres dimensiones, proporciones y teoría de números. Presenta toda la geometría basándose en teoremas que pueden derivarse a partir de cinco axiomas o postulados muy simples que se aceptan como verdaderos.

‘Sobre los cuerpos flotantes’ de Arquímedes de Siracusa (c. 287-212 a. C.). Ideas que integran ingeniería, mecánica y matemáticas.
‘Sobre los cuerpos flotantes’ de Arquímedes de Siracusa (c. 287-212 a. C.). Ideas que integran ingeniería, mecánica y matemáticas.

Aunque resulte paradójico, por exceso de referencias –y datos discrepantes se conocen escasos detalles que sean fidedignos de la vida del renombrado matemático e ingeniero de la antigua Grecia. La biografía escrita por su amigo Heracleides no ha llegado a nuestros días, y hemos de limitarnos a historias posteriores, como las de Plutarco, Tito Livio y otros. Sabemos que visitó Alejandría, estudiando con los sucesores de Euclides, pero la mayor parte de su vida transcurrió en la ciudad-estado de Siracusa, en la isla de Sicilia, donde estaba relacionado con su rey, Hierón II. Allí compuso la mayor parte de su obra, hasta su muerte en el saqueo romano de la ciudad después de una histórica defensa. Se le atribuyen diversos ingenios mecánicos, como el llamado tornillo sin fin, la polea compuesta, o el espejo ustorio. Entre sus importantes trabajos matemáticos destacan los relacionados con el análisis de problemas hidrostáticos como Sobre los cuerpos flotantes, que contiene en su proposición séptima el celebérrimo Principio que vinculamos a su nombre. Se dice que las figuras de la esfera y el cilindro fueron grabadas en su tumba.

‘Historia natural’ de Plinio Segundo (23-79 d. C.). La más detallada enciclopedia de las maravillas del mundo conocido.
‘Historia natural’ de Plinio Segundo (23-79 d. C.). La más detallada enciclopedia de las maravillas del mundo conocido.

Conocido también como Plinio el Viejo, nació en Comum (la actual ciudad de Como, en Italia) en el seno de una próspera familia, miembro de la clase social de los caballeros romanos. En Roma estudió botánica, filosofía y retórica. A los veintitrés años inició su carrera militar en Germania y durante años dedicó su vida al ejército. Regresó a la capital del Imperio y se dedicó al estudio y cultivo de las letras, recibiendo importantes cargos de confianza. Fue procurador en Galia e Hispania. Los investigadores señalan que en sus últimos años solía dirigirse cotidianamente al palacio de Vespasiano quizá en calidad de consejero privado. A él se le atribuyen varias obras entre las que destaca su Historia Natural –presentada a Tito en el año 77 y publicada por su sobrino en el año 79-, un compendio enciclopédico que reúne gran parte del saber de su época en treinta y siete libros, cada uno dedicado a un área de conocimiento: cosmología, astronomía, geografía, zoología, botánica, agricultura, medicina y minerales. La muerte le sobrevino mientras trataba de socorrer a los ciudadanos en la erupción del Vesubio.

‘Almagesto’ de Claudio Ptolomeo (siglo II). La búsqueda de orden cósmico a través de la geometría y el número.
‘Almagesto’ de Claudio Ptolomeo (siglo II). La búsqueda de orden cósmico a través de la geometría y el número.

El hecho de que ninguno de los biógrafos griegos posteriores le dedique literatura hace suponer a los estudiosos que este ciudadano romano, probablemente de origen griego, tuvo una existencia pacífica dedicada al estudio. Por sus observaciones se estima que trabajó en Alejandría, entre los años 125 y 141 d.C. y que después de esta fecha redactó su obra Gran composición matemática de la astronomía, más conocida por su título árabe Almagesto. Dedicó su vida a la matemática, la astronomía, la geografía y la astrología. A partir de las ideas aristotélicas y de sus observaciones construyó un modelo geométrico del mundo que servía para explicar con alto grado de precisión los movimientos aparentes (vistos desde la Tierra) de los antiguos planetas o estrellas que cambian de constelación, es decir el Sol, la Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus y Saturno; era un sistema geocéntrico, según el cual la Tierra se encuentra inmóvil en el centro del universo. Por todo ello, el sistema podía usarse para predecir eclipses. Sus ideas influyeron en astrónomos y matemáticos hasta el siglo XVI.

‘Sobre el movimiento de las esferas celestes’ de Nicolás Copérnico (1473-1543). La revolución del heliocentrismo entra en escena.
‘Sobre el movimiento de las esferas celestes’ de Nicolás Copérnico (1473-1543). La revolución del heliocentrismo entra en escena.

Nació en Polonia en el seno de una adinerada familia. Quedó huérfano y bajo la tutela de su tío, obispo de Warmia. Ingresó en la Universidad de Cracovia y años más tarde en Bolonia estudió derecho canónico, recibió la influencia del humanismo italiano comenzando a mostrar interés por la astronomía. En Padua completó sus estudios con los de medicina, doctorándose en derecho canónico por la Universidad de Ferrara, regresó a su país y se incorporó a la corte episcopal. En 1513 escribió el Commentariolus –manuscrito que circuló sin que se supiera su autoría-, donde esbozaba su nuevo sistema astronómico. Fue invitado a reformar el calendario juliano. Los últimos años de su vida los dedicó a la redacción de su gran obra, De Revolutionibus Orbium Coelestium, donde defendía la hipótesis heliocéntrica. Su discípulo Rheticus llevó en 1542 una copia del manuscrito a la imprenta, publicándose en 1543. Falleció en Frombork y su teoría fue condenada por la Iglesia en 1616. Permaneció en el Índice de libros prohibidos hasta 1758.

‘De la estructura del cuerpo humano’ de Andrés Vesalio (1514-1564). El nacimiento de la anatomía moderna.
‘De la estructura del cuerpo humano’ de Andrés Vesalio (1514-1564). El nacimiento de la anatomía moderna.

Andries van Wesel – o Andreas Vesalius, su nombre latino-, nacido en Bruselas, es considerado unánimemente como el padre de la anatomía moderna. Se formó en las universidades de Lovaina, París y finalmente Padua, donde obtuvo el título de doctor en medicina magna cum laude, y fue profesor. Aplicando el método científico de observación y disección de cadáveres superó las premisas de Galeno basadas en el estudio de animales, y no de seres humanos, imperantes durante más de mil años. Solo unos pocos pioneros, como Leonardo da Vinci, a quien podemos considerar el fundador de la ilustración anatómica pocos decenios antes, se habían atrevido a realizar disecciones humanas y a hacerlo público. Una vez publicada en 1543 su obra fundamental, De humani corporis fabrica –que detalla y esclarece la anatomía humana-, Vesalio renunció a sus investigaciones en Padua por la práctica de la medicina al servicio del emperador Carlos V, y más tarde de su hijo Felipe II, en los Países Bajos y España. Al regreso de un viaje de peregrinación a Jerusalén naufragó en la isla griega de Zante, donde murió en extrañas circunstancias a los 50 años.

‘Astronomía nueva’ de Johannes Kepler (1571-1630). Las leyes matemáticas pasan a gobernar el cielo.
‘Astronomía nueva’ de Johannes Kepler (1571-1630). Las leyes matemáticas pasan a gobernar el cielo.

El científico que abrió la senda de la astronomía moderna nació en Weil der Stadt, en la actual Alemania. La miopía y la visión doble que padeció desde niño a causa de la viruela no le impidieron desvelar las leyes que rigen el movimiento de los planetas alrededor del Sol. Formado en teología en la universidad de Tubinga, su profesor de astronomía, Michael Mastlin, pronto se apercibió de su inusual capacidad intelectual ilustrándole sobre la teoría heliocéntrica de Copérnico. Su itinerante vida transcurrió principalmente entre las ciudades de Graz, Praga y Linz. Fue en la segunda donde, asalariado por el astrónomo Tycho Brahe y más tarde como Matemático Imperial bajo la protección de Rodolfo II, desarrolló sus grandes obras, como las Tabulae Rudolphinae y Astronomia Nova (1609). Es en esta última donde expuso dos de las tres leyes fundamentales que describen el movimiento de los planetas: la tercera la plasmó en Harmonices mundi Libri V (1619). Kepler fue el primer científico en demandar explicaciones físicas a los fenómenos celestes.

‘Diálogos sobre los sistemas del mundo’ de Galileo Galilei (1564-1642). Órdago por la racionalidad a modo de lección de física.
‘Diálogos sobre los sistemas del mundo’ de Galileo Galilei (1564-1642). Órdago por la racionalidad a modo de lección de física.

Uno de los máximos exponentes de la Revolución Científica, nació en Pisa, en una familia perteneciente a la baja nobleza. Inició la carrera de medicina, pero pronto la abandonó y reorientó sus estudios hacia la física y las matemáticas. Inspirado por el trabajo de Arquímedes, comenzó a realizar experiencias, y de esta primera época son sus descubrimientos sobre caída de los cuerpos, convencido de que la naturaleza le permitía contrastar las ideas de Aristóteles y de que las ideas podían defenderse libremente con razonamientos basados en la experiencia. El fallecimiento de su padre, músico, le obligó a hacerse cargo de su familia. En el invierno de 1609 utilizó un telescopio fabricado por él mismo y por primera vez lo dirigió hacia los cielos, donde se encontró con revolucionarias observaciones –como la existencia de satélites en Júpiter- y las describió en el Sidereus Nuncius. La interpretación de las mismas le llevaron a convencerse de la validez del modelo heliocéntrico de Copérnico. En 1632 publicó Dialogo sopra i due massimi sistemi del mondo Tolemaico, e Copernicano, donde defendía la cosmología copernicana en forma de un diálogo razonado. El libro fue prohibido por el Papa, y fue condenado por herejía. Tras abjurar de sus ideas, arrodillado ante los cardenales de la Inquisición, fue condenado a arresto domiciliario.

‘Disertación anatómica sobre el movimiento del corazón’ de William Harvey (1578-1637). La sangre se mueve en circuito cerrado por el cuerpo humano.
‘Disertación anatómica sobre el movimiento del corazón’ de William Harvey (1578-1637). La sangre se mueve en circuito cerrado por el cuerpo humano.

Nacido en Kent, Inglaterra, estudió medicina en Cambridge y completó su formación en la universidad de Padua. Ejerció la medicina en Londres y fue elegido como uno de los médicos del rey Jaime I así como de su sucesor, Carlos I. Entre sus amistades se contaban Francis Bacon y Thomas Hobbes. La publicación de su obra Exercitatio Anatomica de Motu Cordis et Sanguinis in Animalibus (1628) -donde anunció el descubrimiento de la circulación de la sangre en el cuerpo humano- le otorgó un lugar de primer orden en la historia de la ciencia y la medicina. Si bien otros ya habían avanzado respecto a las ideas de Galeno sobre la función y anatomía del corazón, las arterias, venas y pulmones, fue Harvey quien, tras multitud de experimentos cuantitativos, llegó a la conclusión de que el flujo de sangre por el cuerpo se realizaba en un circuito cerrado, donde el papel de bombeo correspondía a un órgano maravilloso, el corazón, que él denominó “sol del microcosmos”.

‘Discurso del método’ de René Descartes (1596-1650). La filosofía, camino hacia la certeza.
‘Discurso del método’ de René Descartes (1596-1650). La filosofía, camino hacia la certeza.

Filósofo, matemático y físico francés, considerado el padre de la geometría analítica y de la filosofía moderna, nació en el pueblo francés de La Haye en el seno de una familia de la baja nobleza. Se licenció en derecho por la Universidad de Poitiers y partió hacia los Países Bajos, donde sirvió como soldado durante un corto periodo de tiempo. Regresó a Francia y vendió sus posesiones para garantizarse una vida independiente. Entre 1619 y 1628 viajó y residió en varias zonas de Europa, en las que estableció contacto con prestigiosos científicos. Después de años de estudio, desarrolló un método universal de razonamiento deductivo basado en las matemáticas, en el que proponía una duda metódica, que sometiese a juicio todos los conocimientos, y que quedó formulada en su obra Discours de la méthode (1637). Su filosofía empezó a ser conocida, lo cual le acarreó amenazas de persecución religiosa. En 1649 se desplazó a Estocolmo, donde murió a consecuencia de una neumonía.

‘Micrografía’ de Robert Hooke (1635-1703). El microscopio como herramienta de investigación.
‘Micrografía’ de Robert Hooke (1635-1703). El microscopio como herramienta de investigación.

Está considerado el científico experimental más importante del siglo XVII. Estudiante en Oxford, su carrera científica despegó como discípulo de Robert Boyle estudiando la relación entre la presión y el volumen de un gas. Participó en la investigación sobre el problema marítimo de la longitud y presentó multitud de experimentos a lo largo de quince años en la Royal Society de Londres, en cuya fundación había participado. En 1665 publicó Micrographia, una de las obras maestras de la ciencia de esta centuria, profusamente ilustrada con detalladísimos dibujos al microscopio, cuyo impacto rivalizó con Sidereus Nuncius de Galileo. Tras el gran incendio de Londres de 1666 fue nombrado, en calidad de arquitecto, uno de los tres supervisores de la reconstrucción de la ciudad. Su sencilla aproximación a la ley de la elasticidad, que lleva su nombre, así como el acercamiento a la ley de la gravitación universal Newton, su gran rival, se sirvió de algunas de las deducciones de Hooke- constituyen otras de sus grandes contribuciones. Fue también inventor de aparatos mecánicos e instrumentos científicos de medida.

‘Principios matemáticos de la filosofía natural’ de Isaac Newton (1642-1727). Una síntesis de la mecánica, para Cielos y Tierra.
‘Principios matemáticos de la filosofía natural’ de Isaac Newton (1642-1727). Una síntesis de la mecánica, para Cielos y Tierra.

La mañana del día de Navidad en Inglaterra, 4 de enero en el resto de Europa, nació un niño prematuro al que los médicos desahuciaron. El abandono de su madre marcó su carácter introvertido, silencioso e irascible que le haría mantener grandes enfrentamientos con científicos de su época. Desde niño aprendió sobre todo de sus lecturas. Alentado por sus tíos ingresó en el Trinity College de Cambridge, donde obtuvo la cátedra Lucasiana de matemáticas; en esta época desarrolló la mayor parte de sus investigaciones. La llegada de la peste negra a Londres y su retiro en el campo lo alejaron momentáneamente de sus obligaciones como profesor, lo que le proporcionó un tiempo de estudio que culminó en 1687 con la publicación de Philosophiae Naturalis Principia Mathematica, obra en la que recoge los principios básicos de la dinámica, enunciando sus tres famosas leyes de la gravitación universal, y explicando con las mismas tanto el movimiento de los planetas según las leyes de Kepler como la caída acelerada de los cuerpos en la Tierra. Así se culminó la gran Revolución que destronó de la cultura la dualidad aristotélica entre cielos y tierra. Fue honrado con funerales de Estado, y sepultado en la Abadía de Westminster.

‘Sistema natural’ de Carlos Linneo (1707-1778). El punto de partida formal de la nomenclatura biológica.
‘Sistema natural’ de Carlos Linneo (1707-1778). El punto de partida formal de la nomenclatura biológica.

Naturalista y médico sueco, la vida de Carl von Linné se enmarca en una época fértil en exploraciones científicas, tanto en Europa como en América: las novedades y descubrimientos en el mundo natural apremiaron a la búsqueda de un sistema para su organización. Si bien estudió medicina, su temprano interés por la botánica –estudiando las montañas escandinavas y Laponia- decantó su trabajo hacia el desarrollo de un innovador sistema de clasificación de los seres vivos: una nueva nomenclatura binomial heredera de la lógica aristotélica que plasmaría en su obra capital, Systema Naturae (1735). Profesor de medicina y botánica en la universidad de Uppsala, su herbario se nutrió de las semillas y plantas enviadas desde remotos lugares del planeta por sus discípulos, muchos de los cuales perecieron en estas misiones. Linneo alcanzó fama mundial a través de sus minuciosas descripciones taxonómicas, principalmente del mundo vegetal.

‘Enciclopedia’ de Denis Diderot (1713-1784)y Jean Le Rond D’Alembert (1717- 1783). Una condensación del saber humano, entre los mayores best sellers de la historia.
‘Enciclopedia’ de Denis Diderot (1713-1784)y Jean Le Rond D’Alembert (1717- 1783). Una condensación del saber humano, entre los mayores best sellers de la historia.

Las vidas del filósofo y escritor Diderot y del científico y pensador D´Alembert, ambos franceses, se cruzaron en París en el año 1746, momento en el que recibieron el encargo del editor Le Breton para trabajar en el proyecto común de Encyclopèdie. El primero, licenciado en artes en la Universidad de París en 1732, procedía de una familia acomodada; destaca en él su amor al trabajo y su honradez, desechó la idea de sus padres de ser religioso y se dedicó a una vida bohemia y centrada en el trabajo. Fue quien se hizo cargo de la dirección en solitario del proyecto enciclopédico cuando D´Alembert abandonó la empresa debido a la continua campaña –contraria al proyecto- de los reaccionarios. Éste destacó por sus trabajos científicos en física y matemáticas, que le llevaron a formar parte de la Académie des Sciences con sólo veinticinco años. Encyclopèdie ou Dictionnaire raisonné des sciences, des arts et des métiers, editada entre 1751 y 1772 se convirtió en el símbolo del proyecto de la Ilustración al contener la síntesis de los principales conocimientos de la época pero “ni las vidas de los santos ni la genealogía de las casas nobles, sino la genealogía de las ciencias más valiosas para quienes pueden pensar”.

‘Tratado elemental de química’ de Antoine Lavoisier (1743-1794). La partida de nacimiento de la ciencia química, con la colaboración de su esposa Marie Anne.
‘Tratado elemental de química’ de Antoine Lavoisier (1743-1794). La partida de nacimiento de la ciencia química, con la colaboración de su esposa Marie Anne.

El padre de la química moderna nació en París durante el Siglo de las Luces, recibiendo una exquisita educación en materia científica y humanística. En 1764 se graduó en derecho, aunque él orientaba sus trabajos hacia materias científicas; dos años más tarde obtuvo la medalla de oro de la Académie des Sciences, fue admitido como miembro y la dirigió en 1785. Su más estrecha colaboradora fue su esposa, quien incluso tradujo al inglés los artículos del científico. En 1789, fundó Annales de Chimie. La expansión de sus ideas se vio favorecida con la publicación en 1789 de su obra Traité Élémentaire de Chimie en el que cabe destacar la formulación de un primer enunciado de la ley de la conservación de la materia, el primer enunciado cuantitativo de la ciencia química. Durante el Terror, fue acusado de traición debido a su posición en la Ferme Générale; tras un juicio al uso, un tribunal revolucionario lo condenó a la guillotina. Todos sus bienes fueron confiscados -incluyendo los cuadernos de notas y el laboratorio- pero su mujer logró salvar mucha documentación.

‘Principios de geología’ de Charles Lyell (1797-1875). Una obra clave en la fundación de la geología moderna.
‘Principios de geología’ de Charles Lyell (1797-1875). Una obra clave en la fundación de la geología moderna.

Heredero de una familia de terratenientes escoceses, recibió una amplia educación humanística y científica basada en la lectura, la observación de la naturaleza e innumerables viajes. Desde temprana edad su interés se decantó por la geología, disciplina que Lyell consagraría como una nueva ciencia, sometiéndola a rigurosos razonamientos. Sus observaciones en numerosos viajes le encaminaron a la tesis de que los cambios geológicos ocurridos en el pasado no eran fruto de catástrofes, sino de procesos ordinarios como los que suceden actualmente y que actuaban gradualmente en un periodo de tiempo largo. Esta teoría uniformista la fundamentará a lo largo de los volúmenes profusamente ilustrados de Principles of Geology (1830), cuyo primer tomo Darwin llevó consigo durante su travesía en el Beagle, y que inspiró sus ideas para desarrollar la teoría de la evolución. Lyell, asimismo, animó a Darwin, tras su regreso, a la publicación de The Origin of Species. A su muerte, fue enterrado en la Abadía de Westminster.

‘El origen de las especies’ de Charles Darwin (1809-1882). La teoría que revolucionó la biología: las especies evolucionan por selección natural.
‘El origen de las especies’ de Charles Darwin (1809-1882). La teoría que revolucionó la biología: las especies evolucionan por selección natural.

Nació en Inglaterra en el seno de una familia acomodada, hijo y nieto de prestigiosos médicos. Desde niño dio muestras de interés por la historia natural, en especial por el coleccionismo. Por decisión de su padre estudió medicina, pero prefería cazar y observar la naturaleza. Abandonó los estudios y por recomendación paterna ingresó en el Christ’s College de Cambridge para dedicarse a los estudios eclesiásticos. Allí contactó con el reverendo Henslow, un botánico y entomólogo que le proporcionó la oportunidad de embarcarse con el naturalista Robert Fitzroy en un viaje alrededor del mundo a bordo del Beagle. Cuando regresó, descartó la idea de una vida religiosa, se casó y tuvo diez hijos. Ya estaba convencido de que la selección era la clave del éxito humano en la obtención de mejoras útiles. En 1856 Lyell le aconsejó que trabajara en el completo desarrollo de sus ideas acerca de la evolución de las especies. Emprendió la redacción de su obra On the Origin of Species, que publicaría en 1859 y que supondría toda una revolución en su época. Está sepultado en la Abadía de Westminster.

‘Introducción al estudio de la medicina experimental’ de Claude Bernard (1813-1878). La biblia de la fisiología, la medicina se iguala a las ciencias experimentales.
‘Introducción al estudio de la medicina experimental’ de Claude Bernard (1813-1878). La biblia de la fisiología, la medicina se iguala a las ciencias experimentales.

Científico y fisiólogo francés, nació en una humilde familia de viticultores de Beaujolais, y comenzó trabajando de mancebo en una farmacia. Estudió en la facultad de medicina de París, interesándose más tarde por la biología y la filosofía; tardó en encontrar su verdadera vocación: la experimentación fisiológica. Su métodode investigación se fundamentó en la vivisección animal y en el cuestionamiento de toda teoría o doctrina establecida. Sus descubrimientos sobre el papel del páncreas en la digestión, la función glucogénica del hígado, el sistema nervioso simpático o las sustancias tóxicas y medicinales le condujeron a los más altos reconocimientos en Francia y Europa antes de su muerte, acaecida en 1878 por una enfermedad renal. Introduction à l’étude de la médecine expérimentale (1865), su obra fundamental, desborda el puro ámbito científico incidiendo en el filosófico. Bernard defendió un “racionalismo experimental” por el cual la medicina se constituiría en auténtica ciencia cuando se sustentara sobre el método experimental de la fisiología.

‘Un tratado sobre electricidad y magnetismo’ de James Clerk Maxwell (1831-1879). La síntesis electromagnética, unificación de luz, electricidad y magnetismo.
‘Un tratado sobre electricidad y magnetismo’ de James Clerk Maxwell (1831-1879). La síntesis electromagnética, unificación de luz, electricidad y magnetismo.

Su indiscutible influencia se proyecta hasta nuestros días. El propio Albert Einstein elevó el genio de este físico escocés a la altura de las contribuciones de Isaac Newton. Hijo único de una acomodada familia de clase media, dotado de una gran curiosidad y de extraordinaria inteligencia, presentó su primer artículo científico con solo quince años. Formado en las universidades de Edimburgo y Cambridge, fue en esta última donde sus excepcionales capacidades fueron reconocidas. En 1873 publicó su obra A Treatise on Electricity and Magnetism. Desarrolló las ecuaciones que rigen el comportamiento de las fuerzas eléctricas y magnéticas, llamadas en su honor “ecuaciones de Maxwell”, que sentaron las bases de la electrodinámica y sirvieron de inspiración a teorías posteriores como la relatividad y la cuántica. Dedujo que la luz es en sí misma una onda electromagnética, uno de los hallazgos esenciales de la física. Ocupó la cátedra de Física Experimental de la Universidad de Cambridge, siendo fundador y primer director del célebre Laboratorio Cavendish asociado a dicho puesto.

‘Textura del sistema nervioso del hombre y los vertebrados’ de Santiago Ramón y Cajal (1852-1934). El origen de la neurociencia y obra cumbre de la ciencia española.
‘Textura del sistema nervioso del hombre y los vertebrados’ de Santiago Ramón y Cajal (1852-1934). El origen de la neurociencia y obra cumbre de la ciencia española.

El gran pionero de la exploración del cerebro y el sistema nervioso estudió medicina en la universidad de Zaragoza, especializándose en anatomía. Catedrático en las universidades de Barcelona y Madrid, su trabajo fue reconocido con el Premio Nobel de Fisiología en 1906, junto con Camillo Golgi -cuyo método de tintura mediante cromato de plata, así como el desarrollo industrial de la óptica y la química de colorantes que impulsaron la microscopía, facilitaron la investigación de Cajal de los tejidos nerviosos-. Con la publicación de su obra, capital en la historia de la medicina, Textura del sistema nervioso del hombre y de los vertebrados (1904), estableció los fundamentos citológicos e histológicos de la neurología moderna, así como la estructura y función del sistema nervioso. Dueño de una biblioteca de ocho mil volúmenes, autor literario y pionero de la fotografía, su biografía remite a una inagotable curiosidad intelectual y científica.

‘Tratado de radioactividad’ de Marie Curie (1867-1934). Se desvelan los secretos de los átomos más activos.
‘Tratado de radioactividad’ de Marie Curie (1867-1934). Se desvelan los secretos de los átomos más activos.

Maria Sklodowska, más conocida como Marie Curie, física y química nacida en Varsovia y luego nacionalizada francesa, es una de las figuras científicas más insignes del siglo XX. En 1891 se trasladó a París para estudiar en la Sorbona, y se casó con Pierre Curie cuatro años después. Junto con él, halló dos nuevos elementos químicos, el polonio y el radio, y denominó radiactividad al fenómeno -descubierto por Becquerel- de la extraña emisión de unos rayos invisibles, de gran poder de penetración, por parte de ciertos elementos como el uranio. Obtuvo el Premio Nobel en dos ocasiones: de Física en 1903, compartido con Pierre y con Becquerel, y de Química en 1911. En 1910 había publicado Traité de radioactivité, una recopilación de los nuevosconocimientos, cuatro años después de haber fallecido Pierre. En la I Guerra Mundial auxilió a los aliados instruyendo en el manejo de aparatos de rayos X. Murió de anemia aplásica a los 66 años, posiblemente a causa de la exposición continuada a la radiación. En 1995 sus restos mortales fueron trasladados al Panteón de París, convirtiéndose en la primera mujer en alcanzar este honor.

‘Teoría de la relatividad especial y general’ de Albert Einstein (1879-1955). Un nuevo paradigma del universo.
‘Teoría de la relatividad especial y general’ de Albert Einstein (1879-1955). Un nuevo paradigma del universo.

Nació en Alemania en el seno de una emprendedora familia judía. Se le atribuye un carácter tímido, retraído, paciente y metódico. Aunque incómodo con el sistema escolar, en general sacaba buenas notas, destacando sobre todo en ciencias naturales. En 1905, su año glorioso, en cuatro trabajos publicados en los Annalen der Physik, sentó las bases de la teoría de la relatividad especial y presentaba por primera vez la posibilidad de transformar masa en energía que se expresa con la famosa ecuación E=mc². En 1917 publica su obra Über die spezielle und die allgemeine Relativitästheorie: Gemeinverständlich donde divulga sus ideas sobre la teoría de la relatividad y a ello hace referencia la última palabra del título: Gemeinverständlich (comprensible para todos) . El Premio Nobel de Física le llegó por sus trabajos “sobre el movimiento browniano y su interpretación del efecto fotoeléctrico”, otro de los publicados en 1905. La I Guerra Mundial lo separó de su familia y se manifestó abiertamente antibelicista. Tras el acceso de Hitler al poder se trasladó a Estados Unidos, donde pasó los últimos años de su vida en el Instituto de Estudios Superiores de Princeton, ciudad en la que murió.

‘Principios de mecánica cuántica’ de Paul Dirac (1902-1984). Una nueva dimensión para la física.
‘Principios de mecánica cuántica’ de Paul Dirac (1902-1984). Una nueva dimensión para la física.

Nacido en Bristol, Inglaterra, de carácter introvertido, desde muy joven mostró una sobresaliente capacidad para la ciencia y las matemáticas. Conciso y profundo, se entregó a una presentación técnica precisa y clara -“matemáticamente bella”- de sus trabajos. Realizó la mayor parte de su carrera en Cambridge: solamente diez años después de su llegada a la universidad fue galardonado, junto con Erwin Schrödinger, con el Premio Nobel de Física de 1933 “por el descubrimiento de nuevas teorías atómicas productivas.” Su obra maestra, The principles of quantum mechanics (1930), continúa siendo la referencia de texto sobre la materia. La tecnología actual es en buena medida heredera de estas investigaciones. Su destreza matemática le hizo ganar la cátedra Lucasiana de la universidad de Cambridge que en su día ocupara Newton. Fue uno de los fundadores de la mecánica cuántica y la electrodinámica cuántica, siendo considerado por algunos como el físico más relevante del siglo XX.

‘La teoría del gen’ de Thomas Hunt Morgan (1866-1945). El encuentro entre la genética y la evolución.
‘La teoría del gen’ de Thomas Hunt Morgan (1866-1945). El encuentro entre la genética y la evolución.

El biólogo que desarrolló la teoría de los genes nació en Lexington (Kentucky). Desde niño mostró gran interés en la historia natural, y pasó varios veranos realizando trabajos de biología y geología en las montañas. Tras doctorarse en la Universidad John Hopkins en 1890 comenzó a estudiar el desarrollo embrionario de la mosca de la fruta (Drosophila melanogaster), que luego se convertiría en el objeto preferido para sus investigaciones en genética. En 1894 fue profesor de biología en Pennsylvania y diez años más tarde profesor de zoología experimental en Nueva York, donde continuó trabajando –junto a sus alumnos- sobre la herencia mendeliana. En 1910 descubrió que algunos caracteres se heredan ligados al sexo. Fruto de sus investigaciones escribió su obra The theory of the gene (1926). Desde 1928 hasta su muerte dirigió los laboratorios de ciencias biológicas en el Instituto de Tecnología de California. En 1933 recibió el Premio Nobel de Fisiología y Medicina por la demostración de que los cromosomas son los portadores de los genes, lo que ayudó a convertir la biología en una ciencia experimental.