Clepsidras

agma_clepsydre
Clepsidra – Reloj de Agua: Reconstrucción de una original de arcilla de finales del Siglo V a. C. Museo del Ágora de Atenas.

Además de una bellísima palabra, la antiquísima invención de la clepsidra -de origen mesopotámico- se basa en el principio de que una cantidad dada de agua siempre requiere del mismo tiempo para pasar gota a gota de un recipiente a otro. Este aparato es entonces un cronómetro y no un reloj (aunque comúnmente se le nombre por reloj), pues marca una determinada cantidad de tiempo pero no da la hora. No ha llegado ninguna clepsidra antigua hasta nosotros. Sólo se conoce su funcionamiento por las descripciones de Vitrubio.

Las clepsidras se usaban especialmente durante la noche, cuando los relojes de sol perdían su utilidad. Los primeros relojes de agua consistían en una vasija de cerámica que contenía agua hasta cierto nivel, con un orificio en la base de un tamaño adecuado para asegurar la salida del líquido a una velocidad determinada y, por lo tanto, en un tiempo prefijado. El recipiente disponía en su interior de varias marcas, de tal manera que el nivel de agua indicaba los diferentes períodos, tanto diurnos como nocturnos.

img_20170106_102716_tonemappedab
Balneario del Carmen (Málaga) Fotografía: C.R.Ipiéns.

Los relojes de agua también se usaron por los atenienses para señalar el tiempo asignado a los oradores. Más tarde fueron introducidos con el mismo fin en los tribunales de Roma y además se usaban en las campañas militares para señalar las guardias nocturnas. El reloj de agua egipcio, más o menos modificado, siguió siendo el instrumento más eficiente para medir el tiempo durante muchos siglos.

img_20170106_103006e_tonemapped
Balneario del Carmen (Málaga). Fotografía: C.R. Ipiéns.

Fue ayer ante el Mar, recordando mi infancia y los pasados tiempos de juventud en el Balneario del Carmen (Málaga), donde el mar se me antojó como una clepsidra gigante que marcaba el inexorable paso del tiempo; allí mismo anoté en un libre resumen y nota de memoria personal algunas estrofas (el original contiene cinco estrofas) que recordaba del poema ‘Reloj’ de Charles Baudelaire en sus ‘ Las flores del mal’, que a su vez es una amplia imitación (hasta el título) de otro poema de Gautier; y aquí os dejo la nota:

img_20170106_110116_tonemappeda
Balneario del Carmen (Málaga). Fotografía: C.R. Ipiéns.

¡Reloj! Siniestro Dios, impasible, horroroso, cuyas agujas amenazan con clavarse en tu pecho como en una diana. Un jugador insaciable es el tiempo, que sin trampas te gana todas las bazas. Decrece el día, crece la noche. La sima esta sedienta; la clepsidra vacía.
Más tarde todo se hizo del azul de la marinera eterna que me vive…
C.R. Ipiéns.

En azul…

Diario de un Bañista

Os dejo algunas impresiones gráficas y algunas notas en palabra escrita de mis mañanas ante el Mar. En la búsqueda de los silencios y las serenidades…

2-Octubre-2016

img_20160817_122427bz
Cada día que paso, aquí, ante el mar, mis oídos oyen con mayor nitidez y afinación los silencios en todas sus tesituras y, simultáneamente, se hacen cada vez más sordos a las voces y los gritos que vomitan las gargantas que venden la cultura de la incultura…sólo en los silencios encuentro lo sublime, lo bello y el infinito… como en alguna música… o en algún gemir de gozo.                                                                                                                                         C. R. Ipiéns. 2-Octubre-2016

A modo de Diario breve:

2-Septiembre-2016

img_20160902_112454_tonemapped
Mar en Málaga… más tarde todo se hizo azul de mañana. C. R. Ipiéns. 2-Septiembre-2016

5-Septiembre-2016

img_20160927_112552
Mar de Poniente. Con el poniente, el Mediterráneo se preña de Atlántico, se limpia, se azulea, se refresca, se llena de hondura, se regenera y comienza su camino hacia oriente al encuentro con el Egeo, el Mar Negro y el Mar de Mármara, para abrazar a Turquía, donde tomará sus aromas y volverá a visitarnos con los vientos de Levante, y preñará ahora al Atlántico de saber, hasta la ultramar. Maravilloso viaje el de nuestro Mar y sus vientos. El ciclo de la belleza se repite… 5-Septiembre-2016 C.R. Ipiéns.

13-Septiembre-2016

img_20160913_113208_tonemappedc
Es el mar…cuando era esta mañana de poniente; derramando sus cicatrices. C.R. Ipiéns. 13-Septiembre-2016

14-Septiembre-2016

img_20160921_121603a
“Sólo trajimos el tiempo de estar vivos, entre relámpagos y el viento”.  Eugenio Montejo. Mientras leía “Empresas y tribulaciones de Maqroll el Gaviero”-Álvaro Mutis, eso parecían haber traído estos pescadores, eran dos, los vi… en la mañana del 14 de Septiembre de 2016. C. R. Ipiéns.

15-Septiembre-2016

img_20160915_120300
El mar, jugando esta mañana a ser cielo… C. R. Ipiéns. 15-Septiembre-2016

16-Septiembre-2016

aaa
Es el Mar esta mañana, queriendo ser ayer… C. R. Ipiéns. 16-Septiembre-2016

17-Septiembre-2016

img_20160917_120039
Sísifo descansaba esta mañana en la orilla…el mar se eclipsó en un segundo plano.                  C. R. Ipiéns. 17-Septiembre-2016
img_20161003_123803
C.R. Ipiéns. 17-Septiembre-2016

18-Septiembre-2016

img_20160918_113025
Hoy el Mar, como todos los domingos, nos ofrecía el magón de levante… para querer ser ya lunes… C. R. Ipiéns. 18-Septiembre-2016

19-Septiembre-2016

img_20160919_105513
El mar de esta mañana… donde en un momento sentí que me bañaba por alguien… el mar también lo sintió… luego volví a mi ser… C. R. Ipiéns. 19-Septiembre-2016

21-Septiembre-2016

img_20160921_120843
Era esta mañana el Mar, que notó mi ausencia de ayer…y me volvió a pedir que me volviera a bañar por ese alguien que me acompaña como un color azul, que quería de nuevo estremecerse… lo hice… luego se hizo más sereno y azul…seguí leyendo… C. R. Ipiéns. 21-Septiembre-2016

22-Septiembre-2016

img_20160922_121014

img_20160922_121014a
“La raíz de temblor llena tu boca, tiembla, se vierte en ti y canta germinal en tu garganta.” Terminando de leer esta última estrofa de “El temblor” de J.A. Valente, alcé la mirada y viví como el Mar de esta mañana, acompañaba mi lectura…y se derramó… y explosionó…            C. R. Ipiéns. 22-Septiembre 2016

23-Septiembre-2016

img_20160924_113850a
“todo es espejo…” Octavio Paz. Esta mañana todo quería ser un espejismo, una soledad en el inmenso desierto de mi Mar… y nos reunimos… y reconocimos las dimensiones… sonreímos. C. R. Ipiéns. 23-Septiembre-2016
img_20161004_115328
Detrás del espejo. Lectura. 23-Septiembre-2016. C.R. Ipiéns

24-Septiembre-2016

img_20160924_114817
Nada quedaba de mi soledad, se inundó de ti… C. R. Ipiéns. 24-Septiembre-2016

25-Septiembre-2016

img_20160925_130015a
Qué luminosa desrazón… y sigo leyendo. C.R. Ipiéns. 25-Septiembre-2016

img_20160925_135340

27-Septiembre-2016

img_20160927_112545a
Era el Mar de esta mañana…y te vi saltar las olas… C.R. Ipiéns.                                                     “En el líquido fondo de tus ojos tu cuerpo salta el agua como un venado transparente”. J.A. Valente (Material Memoria) 27-Septiembre-2016

29-Septiembre-2016

img_20160929_113226as
Esta mañana el Mar era un cine, cada ola un fotograma, la película narraba leyendas de navegantes y amadores… no tuvo fin… C. R. Ipiéns. 29-Septiembre-2016

30-Septiembre-2016

img_20160930_105334m
Esta mañana el Mar cuando Ovidio lo metamorfoseó y pasó a ser libro, su cielo se hizo una malva veneciana, y el Sol se desplomó en él como fuego de artificio,… yo sólo leí el prólogo… en el vértigo de la quietud… me vine…                                                                                                        C. R. Ipiéns. 30-Septiembre-2016

 Vídeo: Summertime, – Melody Gardot – ;                    Edición: C.R. Ipiéns

Konstantinos Kavafis (Cuatro poemas canónicos y uno inédito)

cavafy
Konstantinos Petrou Kavafis. Alejandría, Egipto; 29 de abril de 1863 – 29 de abril de 1933

10645209_10153913406201011_4280887068864707154_n[1]

-DESEOS-

Como cuerpos bellos de muertos que no envejecieron

y los encerraron, con lágimas, en espléndido mausoleo

-con rosas en la cabeza y en los pies jazmines-

así parecen los deseos que pasaron

sin cumplirse; sin que ninguno mereciera

una noche de placer, o un alba luminosa.

Kavafis (1896-1918)

jim-thompson-himma-gardens-candle-dark-detail

-VELAS-

Ante nosotros yérguense los días venideros

como fila de velas encendidas-

doradas, cálidas y vivas velitas.

 

Los días pasados atrás quedan,

triste fila de velas apagadas.

Las más cercanas aún despiden humo,

frías velas, derretidas y torcidas.

 

No quiero verlas: me aflige su figura,

Y me aflige recordar su voz primera.

Miro adelante mis velas encendidas.

 

No quiero volverme, por no ver con horror

como la fila oscura avanza rápida,

como los cirios apagados aumentan tan de prisa.

K.Kavafis (1896-1918)

1x.com   Elegance by Angéla Vicedomini

-SE ACABÓ-

Sumidos en miedos y sospechas,

con la mente agitada y ojos aterrorizados,

nos consumimos planeando el modo

de esquivar el peligro seguro

que tan atrozmente nos amenzaza.

Y sin embargo erramos, no está en nuestro camino.

Falsos eran los mensajes

(o no los oímos, o no lo entendimos bien).

Otro desastre, que no imaginábamos,

súbito, violento cae sobre nosotros,

y al no estar preparados –no hay tiempo ya- nos arrebata.

Kavafis (1896-1918)

1x.com   The Old Violinist by Ehsan Razzazi

-LAS ALMAS DE LOS VIEJOS-

En sus cuerpos añosos ya gastados

moran las almas de los viejos.

Qué penosas que resultan las pobres

Y cómo les hastía esa vida tan mezquina que arrastran.

¡Y cómo tiemblan de perderla, cómo la aman,

desconcertadas y contradictorias,

las almas –tragicómicas- que moran

en sus viejos pellejos todo ruina.

Kavafis (1896-1918)

 

Nota: Los poemas han sido elegidos de C.P. Cavafis, Poemas. Traducción de Ramón Irigoyen. Editorial: Contemporánea de bolsillo.

 

Septiembre 1903 (Inéditos)

IMG_20160813_0001_NEW

Constantino Petrou Cavafis: Ítaca

Ítaca

Cuando te encuentres de camino a Ítaca,
desea que sea largo el camino,
lleno de aventuras, lleno de conocimientos.
A los Lestrigones y a los Cíclopes,
al enojado Poseidón no temas,
tales en tu camino nunca encontrarás,
si mantienes tu pensamiento elevado, y selecta
emoción tu espíritu y tu cuerpo tienta.
A los Lestrigones y a los Cíclopes,
al fiero Poseidón no encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si tu alma no los coloca ante ti.

Desea que sea largo el camino.
Que sean muchas las mañanas estivales
en que con qué alegría, con qué gozo
arribes a puertos nunca antes vistos,
deténte en los emporios fenicios,
y adquiere mercancías preciosas,
nácares y corales, ámbar y ébano,
y perfumes sensuales de todo tipo,
cuántos más perfumes sensuales puedas,
ve a ciudades de Egipto, a muchas,
aprende y aprende de los instruidos.

Ten siempre en tu mente a Ítaca.
La llegada allí es tu destino.
Pero no apresures tu viaje en absoluto.
Mejor que dure muchos años,
y ya anciano recales en la isla,
rico con cuanto ganaste en el camino,
sin esperar que te dé riquezas Ítaca.

Ítaca te dio el bello viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene más que darte.

Y si pobre la encuentras, Ítaca no te engañó.
Así sabio como te hiciste, con tanta experiencia,
comprenderás ya qué significan las Ítacas.

Para ver una antología aquí:http://www.ciudadseva.com/textos/poesia/euro/cavafis/cc.htm