Hipomenes y Atalanta; Guido Reni.

Guido Reni (Calvenzano di Vergato, cerca de Bolonia, 4 de noviembre de 1575 - Bolonia, 18 de agosto de 1642) fue un pintor italiano perteneciente a la Escuela Boloñesa y famoso del clasicismo romano-boloñés.
Guido Reni (Calvenzano di Vergato, cerca de Bolonia, 4 de noviembre de 1575 – Bolonia, 18 de agosto de 1642) fue un pintor italiano perteneciente a la Escuela Boloñesa y famoso del clasicismo romano-boloñés.

El mito

Atalanta hija de Jasos y de Climene. De gran belleza y agilidad vencía en la carrera a los mismos centauros. Cazaba en los montes y fue la primera que hirió al jabalí de Calidonia,  fue también vencedora en la carrera de los juegos fúnebres que organizó Peleo, padre de Aquiles, en honor de su difunto hijo tras la guerra de Troya.. Su padre la ofreció como esposa a aquel que fuese capaz de vencerla en la carrera. Además de estar consagrada a Artemisa, lo que implicaba que debía mantenerse siempre virgen, un oráculo le predijo que el día en que se casara sería convertida en animal. Por ello, para evitar cualquier pretendiente, anunció que su esposo sería sólo aquél que lograra vencerla en una carrera; por el contrario, si ella triunfaba, debía matar a su oponente. Aun cuando Atalanta concedía ventaja a sus rivales al comienzo de la competición, ella siempre vencía y les daba muerte.

Así fue hasta que apareció el hombre que logró derrotarla. Este apuesto joven, llamado Hipómenes (hijo de Aristomaco y de Mitidice, fue uno de los siete caudillos de la guerra de Tebas. Pereció luchando ante la puerta Oneca a manos de Hiperbios) héroe hermoso y ágil, protegido por afrodita, que le aconsejó que en la carera dejase caer al suelo manzanas de oro del jardín de las Hespérides; así lo hizo y Atalanta detuvo su velocidad para irlas recogiendo, siendo de esta manera vencida. De esta unión nació un hijo, Parténope. En una ocasión Atalanta e Hipómenes se abandonaron a la pasión amorosa estando e el templo de Deméter (Cibeles), y la diosa, ofendida, los transformó en leona y león, obligándoles a arrastrar su carro.

La obra (Haz clic en la imagen)

Reni, Guido. Hipómenes y Atalanta. 1618 – 1619. Óleo sobre Lienzo. 206 cm x 297 cm. Escuela Italiana. Museo del Prado.
Reni, Guido. Hipómenes y Atalanta. 1618 – 1619. Óleo sobre Lienzo. 206 cm x 297 cm. Escuela Italiana. Museo del Prado.

Las dos figuras aparecen en un paisaje oscurecido, en el que el cromatismo terroso del celaje es similar al del suelo, haciendo resaltar los suaves tonos de los paños de pureza y la carnación de las dos figuras, muy iluminadas, sobre el oscuro fondo. El gran dinamismo de los cuerpos se resalta en líneas diagonales, que reflejan unos elegantes movimientos, más coreográficos que deportivos. Ambos personajes descansan su peso sobre un sólo pie de apoyo. Las líneas de tensión y las opuestas direcciones determinan una composición abierta. Todas las características muestran una tensión entre dos mundos estéticos que se dan simultáneamente en la Italia del mil seiscientos: el estilo barroco caravaggista y el clasicismo de los Carracci, escuela ésta en la que se enmarca el autor. Esta obra resume el ideal de belleza de elegantes proporciones e interpretación del mundo clásico, característico del clasicismo romano-boloñés.

La Belleza Encerrada de Fra Angelico a Fortuny-Exposición Temporal Museo del Prado- (Sala VI)

Museo del Prado
Museo del Prado

SALA 6.

(Presentación y contenidos)

España hizo del Greco un pintor nuevo, alejado del poder artístico romano y del influjo de Tintoretto, todavía presente en su Huida a Egipto y en la Anunciación. Fue también un escultor caprichoso, que flirteó con este arte deslumbrado por el naturalismo de la madera tallada y policromada de los españoles, como revelan Epimeteo y Pandora. Retratos de Moro, El Greco, Sánchez Coello, Orrente y Velázquez, que evolucionan desde la minuciosa observación renacentista hasta la introspección psicológica del Barroco, alternan con las fisonomías de los visitantes que se acercan desde otra sala a investigar lo aquí expuesto, en un juego que une el pasado con el presente. Función importante de la pintura en el siglo XVI fue la de copiar en pequeño grandes cuadros de altar, para disfrutar de ellos en un ámbito privado. La delicada Virgen con el Niño y san Juan de Correggio sirve de contrapunto a dos copias de gran calidad de originales de este maestro. Del mismo género es el Descendimiento de Allori, realizado sobre lámina de cobre, soporte de moda a fines del siglo XVI, muy adecuado, por su materia lisa y brillante, para esta pintura detallista y exquisita. Pietro da Cortona resume la grandeza del Barroco en su Natividad, donde el óleo se conjuga con la brillante y rosada piedra de su soporte, que actúa como espacio divino. La oscuridad de los artistas españoles, centrados aquí en el sufrimiento de Jesucristo, se combina con el gusto más amable de los italianos, siempre audaces en el colorido y perfectos en la proporción y la perspectiva, concluyendo con el intimismo del romano Carlo Maratti.

La Anunciación, El Greco. Óleo sobre tabla, 26,7 x 20 cm, 1570 – 1572. Cuadro de devoción.
La Anunciación, El Greco. Óleo sobre tabla, 26,7 x 20 cm, 1570 – 1572. Cuadro de devoción.
Huida a Egipto, El Greco. Óleo sobre tabla, 15,9 x 21,6 cm, H. 1570. Cuadro de devoción.
Huida a Egipto, El Greco. Óleo sobre tabla, 15,9 x 21,6 cm, H. 1570. Cuadro de devoción.
María de Portugal, esposa de Alejandro Farnesio y Margarita de Parma Antonio Moro. Óleo sobre tabla, 38,7 x 15,7 cm. Después de 1565. Portezuelas de un díptico.
María de Portugal, esposa de Alejandro Farnesio y Margarita de Parma Antonio Moro. Óleo sobre tabla, 38,7 x 15,7 cm. Después de 1565. Portezuelas de un díptico.
Francisco Pacheco, 1619-1622. Óleo sobre lienzo. 40 cm x 36 cm. Museo del Prado. Esta obra es a la vez testimonio de las grandes dotes para el retrato que demuestra su autor desde los inicios de su carrera, y del entorno intelectual y afectivo que le rodea.  Aunque durante mucho tiempo los historiadores han dudado sobre la identidad de este personaje, recientemente han aparecido pruebas concluyentes que avalan su identificación con Pacheco.
Francisco Pacheco, Velázquez. Óleo sobre lienzo. 40 cm x 36 cm. (1619-1622).
Esta obra es a la vez testimonio de las grandes dotes para el retrato que demuestra su autor desde los inicios de su carrera, y del entorno intelectual y afectivo que le rodea.
Aunque durante mucho tiempo los historiadores han dudado sobre la identidad de este personaje, recientemente han aparecido pruebas concluyentes que avalan su identificación con Pacheco.

Autorretrato, Pedro de Orrente. Óleo sobre lienzo, 45 x 36 cm, 1620 – 1630.

Autorretrato, Pedro de Orrente. Óleo sobre lienzo, 45 x 36 cm, 1620 – 1630.
Caballero anciano, El Greco. Óleo sobre lienzo, 46 x 43 cm, 1587 – 1600.
Caballero anciano, El Greco. Óleo sobre lienzo, 46 x 43 cm, 1587 – 1600.
Autorretrato (?), Alonso Sánchez Coello. Óleo sobre tabla, 41 x 32,5 cm, H. 1570.
Autorretrato (?), Alonso Sánchez Coello. Óleo sobre tabla, 41 x 32,5 cm, H. 1570.
Un conquistador de Indias, Anónimo flamenco. Óleo sobre tabla, 33 x 24 cm, 1501 – 1535. Pequeño retrato.
Un conquistador de Indias, Anónimo flamenco. Óleo sobre tabla, 33 x 24 cm, 1501 – 1535. Pequeño retrato.
Las lágrimas de san Pedro, Domenichino (?). Óleo sobre lámina de cobre, 28 x 21 cm, 1600 – 1633. Cuadro de devoción.
Las lágrimas de san Pedro, Domenichino (?). Óleo sobre lámina de cobre, 28 x 21 cm, 1600 – 1633. Cuadro de devoción.
La Virgen con el Niño, Ippolito Scarsella. Óleo sobre tabla, 20 x 28 cm, 1590 – 1610. Cuadro de devoción.
La Virgen con el Niño, Ippolito Scarsella. Óleo sobre tabla, 20 x 28 cm, 1590 – 1610. Cuadro de devoción.
La Natividad, Pietro da Cortona. Óleo sobre venturina, 51 x 40 cm, H. 1658. Cuadro de devoción.
La Natividad, Pietro da Cortona. Óleo sobre venturina, 51 x 40 cm, H. 1658. Cuadro de devoción.
La Oración en el huerto, Ludovico Carracci. Óleo sobre lienzo, 48 x 45 cm, 1590 – 1600. Cuadro de devoción.
La Oración en el huerto, Ludovico Carracci. Óleo sobre lienzo, 48 x 45 cm, 1590 – 1600. Cuadro de devoción.
La Virgen poniendo al Niño dormido sobre la paja, Carlo Maratti. Óleo sobre tabla, 36 cm de diámetro, H. 1656. Réplica del fresco de la capilla Alaleone en la iglesia de Sant’ Isidoro Agricola, Roma, de 1656.
La Virgen poniendo al Niño dormido sobre la paja, Carlo Maratti. Óleo sobre tabla, 36 cm de diámetro, H. 1656. Réplica del fresco de la capilla Alaleone en la iglesia de Sant’ Isidoro Agricola, Roma, de 1656.
Imposición de la casulla a san Ildefonso, Eugenio Cajés. Óleo sobre tabla, 40 x 51 cm,H. 1600. Probablemente, perteneciente al banco de un retablo.
Imposición de la casulla a san Ildefonso, Eugenio Cajés. Óleo sobre tabla, 40 x 51 cm,H. 1600. Probablemente, perteneciente al banco de un retablo.
El Descendimiento, Alessandro Allori. Óleo sobre lámina de cobre, 70 x 54 cm, H. 1550. Réplica de un cuadro de altar de mayor tamaño, en el hospital de Santa Maria Nuova, Florencia.
El Descendimiento, Alessandro Allori. Óleo sobre lámina de cobre, 70 x 54 cm, H. 1550. Réplica de un cuadro de altar de mayor tamaño, en el hospital de Santa Maria Nuova, Florencia.
La Virgen con el Niño y san Juan, Antonio Allegri, Il Correggio. Óleo sobre tabla, 48 x 37 cm, H. 1516. Cuadro de devoción.
La Virgen con el Niño y san Juan, Antonio Allegri, Il Correggio. Óleo sobre tabla, 48 x 37 cm, H. 1516. Cuadro de devoción.
El Descendimiento o La Quinta Angustia, Antonio Allegri, Il Correggio. Óleo sobre tabla, 39 x 47 cm,Mediados del siglo XVI. Réplica reducida del original, actualmente en la Galleria Nazionale de Parma.
El Descendimiento o La Quinta Angustia, Antonio Allegri, Il Correggio. Óleo sobre tabla, 39 x 47 cm,Mediados del siglo XVI. Réplica reducida del original, actualmente en la Galleria Nazionale de Parma.
Martirio de los santos Plácido, Flavia, Eutiquio y Victorino, Antonio Allegri, Il Correggio. Óleo sobre tabla, 39 x 47 cm, Mediados del siglo XVI. Réplica reducida del original, actualmente en la Galleria Nazionale de Parma.
Martirio de los santos Plácido, Flavia, Eutiquio y Victorino, Antonio Allegri, Il Correggio. Óleo sobre tabla, 39 x 47 cm, Mediados del siglo XVI. Réplica reducida del original, actualmente en la Galleria Nazionale de Parma.
Asunción y Coronación de la Virgen, Guido Reni. Óleo sobre tabla, 77 x 51 cm, 1602 – 1603. Réplica de una obra de mayor tamaño.
Asunción y Coronación de la Virgen, Guido Reni. Óleo sobre tabla, 77 x 51 cm, 1602 – 1603. Réplica de una obra de mayor tamaño.
Cristo en la cruz, Círculo de Alonso Cano. Óleo sobre tabla, 34 x 24 cm, H. 1650. Cruz devocional encastrada en un soporte de madera.
Cristo en la cruz, Círculo de Alonso Cano. Óleo sobre tabla, 34 x 24 cm, H. 1650. Cruz devocional encastrada en un soporte de madera.
Cristo atado a la columna, Cornelio Schut. Óleo sobre lienzo, 42 x 29 cm, H. 1665. Cuadro de devoción.
Cristo atado a la columna, Cornelio Schut. Óleo sobre lienzo, 42 x 29 cm, H. 1665. Cuadro de devoción.
Epimeteo, El Greco. Madera policromada, 44 x 17,1 x 9 cm, 1600 – 1610.
Epimeteo, El Greco. Madera policromada, 44 x 17,1 x 9 cm, 1600 – 1610.
Pandora , El Greco. Madera policromada, 43 x 12,7 x 8 cm , 1600 – 1610.
Pandora , El Greco. Madera policromada, 43 x 12,7 x 8 cm , 1600 – 1610.

Nota: Los textos que acompañan esta entrada han sido extraídos de la pequeña guía de mano que acompaña la visita a la exposición.

La Belleza Encerrada de Fra Angelico a Fortuny-Exposición Temporal Museo del Prado- (Salas IV y V)

Salas 4 y 5
Salas 4 y 5

SALA 4.
(Presentación y contenidos)
La presencia de un monarca renacentista, Felipe II, amante de las artes y patrono de pintores como Tiziano, domina este espacio dedicado a la escultura, que incluye el pequeño busto que se atribuye a uno de sus artífices favoritos, el italiano Pompeo Leoni. Como la pintura, la escultura también fue capaz de hacerse pequeña, sin perder por ello su grandeza, para ocupar espacios íntimos dedicados al culto de la Antigüedad clásica, como demuestra el bello Meleagro herido, exquisito ejemplo del manierismo toscano de Silvio Cosini, o los relieves, casi transparentes, de alabastro. La escultura, con su nobleza tradicional, fue un arte al servicio de los poderosos; resaltó su gloria y dejó constancia de sus facciones. En el Renacimiento conllevaría, además, una recuperación voluntaria del retrato romano, como se aprecia en el mencionado busto de Felipe II, o en el relieve dedicado a Francisco I de Medici, del flamenco Giambologna, afincado en Florencia. El influjo de Durero se expresa también aquí con una copia en marfil de su famoso grabado de Adán y Eva, que había sido compendio de sus estudios sobre las proporciones humanas, y que se debe al prolífico escultor alemán Hering Loy. En esa misma línea de medida y conocimiento del cuerpo se encuadra un raro maniquí articulado, atribuido a Durero o a su círculo inmediato, que evidencia una nueva práctica artística que reside en el dibujo constante de modelos del natural o, a falta de ellos, como en este caso, de un pequeño ingenio que permitía sustituirlos, variando las actitudes y posiciones del cuerpo y de sus miembros.

Adán y Eva, Hering Loy. Marfil, 35 x 19 x 2 cm, (1520 – 1550). Copia en relieve de la estampa homónima de Alberto Durero.
Adán y Eva, Hering Loy. Marfil, 35 x 19 x 2 cm, (1520 – 1550). Copia en relieve de la estampa homónima de Alberto Durero.
Felipe II. Atribuido a Pompeo Leoni. Alabastro, 34 x 13 x 14 cm. H. 1560.
Felipe II. Atribuido a Pompeo Leoni. Alabastro, 34 x 13 x 14 cm. H. 1560.
Alegoría de Francisco I de Medici. Giambologna. Alabastro, 31 x 45,8 x 5 cm, (1560 – 1561).
Alegoría de Francisco I de Medici. Giambologna. Alabastro, 31 x 45,8 x 5 cm, (1560 – 1561).
Escena de martirio. Taller veneciano (?). Alabastro, 33 x 51 x 5,4 cm. (H. 1520 – 1530).
Escena de martirio. Taller veneciano (?). Alabastro, 33 x 51 x 5,4 cm. (H. 1520 – 1530).
Meleagro. Silvio Cosini. Mármol, 108 x 40 x 33 cm. (H. 1540).
Meleagro. Silvio Cosini. Mármol, 108 x 40 x 33 cm. (H. 1540).
Maniquí articulado. Alberto Durero (?). Madera de boj policromada, 28 x 8 x 3 cm , (H. 1525) . Modelo para el trabajo en el taller.
Maniquí articulado. Alberto Durero (?). Madera de boj policromada, 28 x 8 x 3 cm , (H. 1525) . Modelo para el trabajo en el taller.

SALA 5.

(Presentación y contenidos)

Preside la sala una estatua de Afrodita, copia romana, reducida, de un famoso original perdido del siglo V a. C. El orden perfecto, clásico y breve en el tiempo, visible en laSagrada Familia del cordero de Rafael, se refleja en tono amable en el diminuto San Juan Bautista con el cordero de Andrea del Sarto, y el gusto por la representación del colorido, de lo atmosférico y del lujo de los venecianos, en el Moisés salvado de las aguas de Veronese. El impulso que los venecianos dieron al claroscuro, con escenas nocturnas y ambiciosos contrastes lumínicos, se ilustra con la Adoración de los pastores de Jacopo Bassano y laCoronación de espinas de su hijo Leandro. En ella, este último usó como soporte la pizarra, empleada también por Sebastiano del Piombo en obras como Cristo con la Cruz a cuestas, de colorido sombrío y melancólico, que imitará, sobre tabla, Luis de Morales. El manierismo de figuras alargadas, actitudes violentamente forzadas y colores ácidos se muestra en obras del norte de Italia: losDesposorios de la Virgen de Mazzuchelli, un boceto al óleo sobre papel, y la Huida a Egipto de Cerano. El anuncio del naturalismo clasicista, ya en los umbrales del siglo XVII, está reservado a dos de sus máximos exponentes: Annibale Carracci, con su Virgen con el Niño y san Juan, y Guido Reni, con su martirio y gloria de santa Apolonia.

San Juan Bautista con el cordero. Andrea del Sarto. Óleo sobre tabla, 23 x 16 cm. H. 1510. Cuadro de devoción.
San Juan Bautista con el cordero. Andrea del Sarto. Óleo sobre tabla, 23 x 16 cm. H. 1510. Cuadro de devoción.
La Sagrada Familia del cordero, Rafael. Óleo sobre tabla, 28 x 21,5 cm. 1507. Cuadro de devoción.
La Sagrada Familia del cordero, Rafael. Óleo sobre tabla, 28 x 21,5 cm. 1507. Cuadro de devoción.
Santa Apolonia en oración, Guido Reni. Óleo sobre lámina de cobre, 28 x 20 cm. 1600 – 1603. Cuadro de devoción.
Santa Apolonia en oración, Guido Reni. Óleo sobre lámina de cobre, 28 x 20 cm. 1600 – 1603. Cuadro de devoción.
La Virgen con el Niño y san Juan, Annibale Carracci. Óleo sobre tabla, 29 cm de diámetro. 1599 – 1600. Cuadro de devoción.
La Virgen con el Niño y san Juan, Annibale Carracci. Óleo sobre tabla, 29 cm de diámetro. 1599 – 1600. Cuadro de devoción.
Martirio de santa Apolonia, Guido Reni. Óleo sobre lámina de cobre, 28 x 20 cm. 1600 – 1603. Cuadro de devoción.
Martirio de santa Apolonia, Guido Reni. Óleo sobre lámina de cobre, 28 x 20 cm. 1600 – 1603. Cuadro de devoción.
La Coronación de la Virgen, Vicente Macip. Óleo sobre tabla, 23 x 19 cm. Después de 1521. Cuadro de devoción.
La Coronación de la Virgen, Vicente Macip. Óleo sobre tabla, 23 x 19 cm. Después de 1521. Cuadro de devoción.
La Virgen con el Niño, Luis de Morales. Óleo sobre tabla, 38 x 28 cm, H. 156. Cuadro de devoción.
La Virgen con el Niño, Luis de Morales. Óleo sobre tabla, 38 x 28 cm, H. 156. Cuadro de devoción.
Cristo con la Cruz a cuestas, Sebastiano del Piombo. Óleo sobre pizarra, 43 x 32 cm, 1532 – 1535. Cuadro de devoción.
Cristo con la Cruz a cuestas, Sebastiano del Piombo. Óleo sobre pizarra, 43 x 32 cm, 1532 – 1535. Cuadro de devoción.
Cristo con la Cruz a cuestas, Tiziano. Óleo sobre lienzo, 67 x 77 cm, H. 1565. Cuadro de devoción.
Cristo con la Cruz a cuestas, Tiziano. Óleo sobre lienzo, 67 x 77 cm, H. 1565. Cuadro de devoción.
Moisés salvado de las aguas, Paolo Caliari, Il Veronese. Óleo sobre lienzo, 57 x 43 cm, H. 1580. Cuadro de devoción.
Moisés salvado de las aguas, Paolo Caliari, Il Veronese. Óleo sobre lienzo, 57 x 43 cm, H. 1580. Cuadro de devoción.
 La Adoración de los pastores, Jacopo Bassano. Óleo sobre tabla, 60 x 49 cm, H. 1580. Cuadro de devoción.
La Adoración de los pastores, Jacopo Bassano. Óleo sobre tabla, 60 x 49 cm, H. 1580. Cuadro de devoción.
La Coronación de espinas, Leandro Bassano. Óleo sobre pizarra, 54 x 49 cm, H. 1590 – 1598. Cuadro de devoción.
La Coronación de espinas, Leandro Bassano. Óleo sobre pizarra, 54 x 49 cm, H. 1590 – 1598. Cuadro de devoción.
El martirio de san Lorenzo, Anónimo italiano. Mármol, 42 x 34,5 x 3 cm, Siglo XVII (?). Obra de devoción.
El martirio de san Lorenzo, Anónimo italiano. Mármol, 42 x 34,5 x 3 cm, Siglo XVII (?). Obra de devoción.
Cristo yacente adorado por el papa san Pío V, Michele Parrasio. Óleo sobre lámina de cobre, 42 x 30 cm, H. 1572. Cuadro de devoción.
Cristo yacente adorado por el papa san Pío V, Michele Parrasio. Óleo sobre lámina de cobre, 42 x 30 cm, H. 1572. Cuadro de devoción.
El Descanso en la huida a Egipto, Giovanni Battista Crespi, Il Cerano. Óleo sobre lámina de cobre, 43 x 32 cm, H. 1595. Cuadro de devoción.
El Descanso en la huida a Egipto, Giovanni Battista Crespi, Il Cerano. Óleo sobre lámina de cobre, 43 x 32 cm, H. 1595. Cuadro de devoción.
Guirnalda con la Virgen, el Niño y dos ángeles, Jan Brueghel el Viejo y Giulio Cesare Procaccini. Óleo sobre lámina de cobre, 48 x 36 cm, H. 1619. Cuadro de devoción.
Guirnalda con la Virgen, el Niño y dos ángeles, Jan Brueghel el Viejo y Giulio Cesare Procaccini. Óleo sobre lámina de cobre, 48 x 36 cm, H. 1619. Cuadro de devoción.
Los Desposorios de la Virgen, Pier Francesco Mazzucchelli, Il Morazzone. Óleo sobre papel (pegado a lienzo), 31 x 41 cm, 1602 – 1603. Boceto para un cuadro de mayor tamaño.
Los Desposorios de la Virgen, Pier Francesco Mazzucchelli, Il Morazzone. Óleo sobre papel (pegado a lienzo), 31 x 41 cm, 1602 – 1603. Boceto para un cuadro de mayor tamaño.
Afrodita, Anónimo romano (?). Mármol, 38 x 18 x 8 cm. Segunda mitad del siglo II. Copia reducida de un original perdido del siglo V a. C.
Afrodita, Anónimo romano (?). Mármol, 38 x 18 x 8 cm. Segunda mitad del siglo II. Copia reducida de un original perdido del siglo V a. C.

Nota: Los textos que acompañan esta entrada han sido extraídos de la pequeña guía de mano que acompaña la visita a la exposición.

Salas Anteriores (1 a 3)