Odilon Redon (1840-1916)

Autoretrato
Autoretrato

Pintor de la imaginación y del subconsciente en plena hegemonía del naturalismo, contemporáneo de los impresionistas, con los que expuso en 1886, pero con los que no compartió la misma estética, Odilon Redon (Burdeos, 1840-París, 1916) fue un artista al margen. A pesar del papel fundamental que ha desempeñado en la génesis del arte moderno, así como de su innegable celebridad y de haber producido una obra, a día de hoy, presente en casi todos los grandes museos, sigue siendo uno de los artistas menos conocidos del cambio de los siglos XIX y XX.

Henri Fantin-Latour (1836–1904) -Mesa de la esquina, 1872. 160 × 225 cm , óleo sobre lienzo- Musée d'Orsay
Henri Fantin-Latour (1836–1904) -Mesa de la esquina, 1872. 160 × 225 cm , óleo sobre lienzo- Musée d’Orsay

Colectivo de Simbolistas; De izquierda  derecha, sentados: Paul Verlaine, Arthur Rimbaud, Léon Valade, Ernest d’Hervilly y Camille Pelletan ; De pie en segundo plano: Pierre Elzéar, Emile Blémont et Jean Aicard.”

Odilon Redon y el Simbolismo.

El Simbolismo es un movimiento literario y de artes plásticas que se originó en Francia en la década de 1880, paralelo al post-impresionismo, y que surgió como reacción al enfoque realista implícito en el Impresionismo. Tanto el Impresionismo, como el idealismo y el naturalismo académico se habían identificado con los problemas contemporáneos, políticos, morales e intelectuales. Los artistas de 1885 disgustados por la incapacidad de la sociedad para resolver estos problemas buscaron nuevos valores basados en lo espiritual. Desean crear una pintura no supeditada a la realidad de su momento, rechazan lo que trae consigo la vida diaria, la aglomeración, la actividad industrial y la degradación.

The Smiling Spider, 1891.

Los simbolistas consideran que la obra de arte equivale a una emoción provocada por la experiencia. Tratan de exteriorizar una idea, de analizar el yo. Les interesa la capacidad de sugerir, de establecer correspondencias entre los objetos y las sensaciones, el misterio, el ocultismo. Sienten la necesidad de expresar una realidad distinta a lo tangible y tienden hacia la espiritualidad. El símbolo se convierte en su instrumento de comunicación decantándose por figuras que trascienden lo material y son signos de mundos ideales y raros. Hay una inclinación hacia lo sobrenatural, lo que no se ve, hacia el mundo de las sombras.

The Golden Cell, 1892

En Odilon Redon, el interés por el inconsciente, lo onírico y lo fantástico se hace patente en su temática. Su obra se puede dividir en dos partes, una en blanco y negro y otra en color. Para él, el negro era el príncipe de los colores. La araña sonriente, El sueño acaba con la muerte o El ojo como un globo extraño se dirige hacia el infinito son algunos ejemplos. Esta última es un precedente claro del surrealismo. El tema del ojo permite la conexión con los surrealistas, aunque también es una actitud simbolista. En sus litografías aparecen metáforas a obras de escritores como Edgar Alan Poe, Baudelaire o Flauvert.

Caliban, 1881. 49×36 cm, Carboncillo. Musée d’Orsa
Tears (Les Pleurs), 1878. 44,5×35,6 cm, Carboncillo con toques de acuarela sobre papel blanco. Museo de Bellas Artes de Boston.
Eye-Balloon, 1898.
Guardian Spirit of the Waters, 1878.
Spirit of the Forest, 1890.
El ojo,1880 – 1885.
The Raven, 1882.
The Crying Spider, 1881.
Cactus Man, 1881.
Centaure et Centauresse, 1885-1890.
Head of Orpheus Floating in the Water, 1881.
Old Knight by Odilon Redon, 1896, lithograph, Honolulu Museum of Art.
Primitive Man (Seated in Shadow), 1872.
L’intelligence fut a moi! Je devins le Buddha. 1896.
Maertyrer anagoria, 1877.
Die Ursprünge, Data desconocida.
From the Cycle “The Temptation of Saint Anthony”, 1896.

En esta primera fase hemos visto que todo son dibujos, grabados… en negro, ya que estuvo 40 años desarrollando su obra en este camino. Hemos visto “Araña sonriente” donde muestra emociones y al mismo tiempo cómo pueden ser pesadillas de muchas personas. En la pareja, “Araña llorando”,  podemos ver la relación con “Hombre cactus” y la gran influencia de sus visitas al museo de Historia Natural.

Los textos de Poe le fascinan, como El cuervo o El ojo delator que tienen mucha relación con algunas de estas imágenes. Su relación con la literatura le llevaría a ilustrar varios libros de su amigo Baudelaire.

Así, vemos como la obra de Odilon Redon se inicia en curiosa oposición a la corriente impresionista dominante en su época. Mientras los impresionistas experimentan con el color, Redon trabaja en una extraordinaria serie de dibujos y litografías que él mismo llamaría “Los Negros”.

Toda mi originalidad consiste en dar vida, de una manera humana, a seres inverosímiles y hacerlos vivir según las leyes de lo verosímil, poniendo, dentro de lo posible, la lógica de lo visible al servicio de lo invisible

Redon da rienda suelta a su fantasía, entremezclando mitos paganos con materialismo científico, animales imaginarios con maquinaria de la Revolución industrial. En su iconografía poética de lo corriente derivado en extravagante y místico se halla la clave tanto del entusiasmo suscitado por su trabajo en contemporáneos, como de su futura consideración como precursor del surrealismo. Fue, como se sabe, un pintor que confesó siempre su admiración por Goya (que murió en Burdeos, ciudad natal de Redon). Al pintor español le dedicó algunos de sus trabajos más inquietantes, inspirados en las series de Los caprichos, Los desastres de la guerra y las pinturas negras.

Hasta 1890 su trabajo fue casi exclusivamente en blanco y negro, pero poco a poco, y rondando ya los cincuenta años, sus litografías se tornan más luminosas, hasta alcanzar finalmente el color. Es entonces cuando las litografías y dibujos al carbón son sustituidos por acuarelas y óleos. Sus temas siguen siendo los mismos: mitos clásicos, orientales, bíblicos, literarios y científicos adaptados a su particular y un tanto alucinada visión interior.

El mundo en blanco y negro del artista empieza a ver la luz, como hemos dicho,  a partir de 1890, cuando empieza a trasladar al color la temática onírica. Es la obra Yeux clos (Ojos cerrados, 1890), que tiene una versión pintada y otra litografiada, la que marca un punto de inflexión y lleva a Odile Redon a dedicarse con absoluta originalidad a la pintura al pastel, del que sigue siendo, junto con Degas, uno de los mayores maestros.

Los ojos cerrados, 1890. 44×36 cm, óleo sobre lienzo. Musée d’Orsay.

En esta época se convierte en uno de los protagonistas del simbolismo y se le relaciona con Mallarmé y Gauguin.

En esta nueva fase, aparecerá el Odilon Redon del siglo XX,  tras abandonar por completo la litografía y el carboncillo y sumergirse en un color rutilante que cada vez traslada a formatos mayores.

Redon, sigue cultivando temas mitológicos, literarios y científicos, pero desde una perspectiva colorista, realiza durante este periodo algunas de sus grandes pinturas decorativas, como las de la Abadía de Fontfroide y el castillo de Domecy, consagradas a la flora.

Para entonces, los Nabis: Bonnard y Vuillard y fovistas como Matisse (Discípulo de Redon), se habían rendido por completo a la obra de un artista que vivió en blanco y negro durante medio siglo.

Pasamos a exponer el resto de su obra.

La Voile jaune, hacia 1905. Pastel en papel. Indianapolis Museum of Art.
La Voile jaune, hacia 1905. Pastel en papel. Indianapolis Museum of Art.
Mujer en una arcada gótica: Mujer con flores, 1905. Óleo sobre lienzo. Van Gogh Museum.
Vase of Flowers, 1916?
Vision: vase of flowers, 1900.
The Buddha, 1904. Van Gogh Museum.
Roger y Angélica, 1910. Pastel (papel/leinzo). Museo Arte Moderno, Nueva York
Misterio, 1910. Óleo sobre lienzo. La Colección Phillips
Large Green Vase with Mixed Flowers, 1910-1912. Pastel sobre papel, 74,3×62,2 cm. Museum of Fine Arts, Boston.
Figure under a blossoming tree, 1904-1905. Van Gogh Museum.
Devotion near a red bush, 1905. Van Gogh Museum.
Closed eyes, 1889. Van Gogh Museum.
Butterflies, 1910. 73,9×54,9 cm, óleo sobre lienzo. Museum of Modern Art.
Buddha, 1906-1907. 90×73 cm, pastel. Musée d’Orsay.
Bell-Tower Keeper, 1905-1910. 143,4×62 cm, óleo sobre lienzo. Ohara Museum of Art.
Beatrice, 1897. Chine colle lithograph on paper. The Phillips Collection.
Baronne Robert de Domecy, 1900. 74×68 cm, óleo sobre lienzo. Musée d’Orsay.
Baronne de Domecy, 1900. 61×42,4 cm, Pastel and graphite on light brown laid paper. The J. Paul Getty Museum.
The Chariot of Apollo, 1905. Metropolitan Museum of Art.
Pandora, 1914. Metropolitan Museum of Art.
Anemones and Tulips, 1902-1903. 54.8 × 46.4 cm, pastel sobre papel. Brooklyn Museum.
Fleurs dans un vase, 1909. 54.9 × 41.9 cm, pastel sobre papel. Brooklyn Museum.
Composition: Flowers,” oil on panel, by the French artist Odilon Redon. 21.13 in. x 19.5 in. Private collection.
Evocation” (also known as “Head of Christ” or “Inspiration from a Mosaic in Ravenna”), pastel, by the French artist Odilon Redon.
Flowers in a Vase, oil painting by Odilon Redon, 1905, Cleveland Museum of Art.
Le Silence, 1895-1900. Palais des Beaux-Arts de Lille.
Bain de Venus, 1900. 35 × 28 cm, óleo sobre tabla. National Museum of Fine Arts in Buenos Aires.
Lady of the Flowers, 1890-1895. Óleo sobre lienzo, Honolulu Museum of Art.
Der Wagen des Apolls, Data desconocida.
Panneau décoratif, 0729 Panneau Décoratif, Odilon Redon, 1902, detail.
Panneau décoratif, 0729 Panneau Décoratif, Odilon Redon, 1902, detail.
Panneau décoratif, 0729 Panneau Décoratif, Odilon Redon, 1902, detail.
Saint Sebastian, 1910-1912. Óleo sobre lienzo. National Gallery of Art.
Woman with a Yellow Bodice, 1899.
Ophelia, 1902.
Profile and Flowers, 1912.
Flowers, 1903.
Flower Clouds, 1903. 44.5 × 54.2 cm, pastel. Art Institute of Chicago.
The Cyclops, 1914. 64 × 51 cm, oil on cardboard mounted on panel. Kröller-Müller Museum.
Le coquillage, 1912.
Beatrice, 1855.
Red Boat with Blue Sail, 1907.
The Druidess, 1893.
Deux jeunes filles en fleurs, 1908.eux jeunes filles en fleurs, 1908.
La Barque Mystique, 1890,1895.
Ophelia Among the Flowers 1905-1908 Odilon Redon, Pastel on paper, 64 x 91 cm, National Gallery, London.
Muse auf Pegasus, 1900.
Die Türkisvase, 1911.
The Two Graces, 1900. Columbus Museum of Art.
Orpheus, Data desconocida.
Silence, 1900. 54.6 × 54 cm, pastel. The museum of Modern Art, New York.
Frau mit Schleier, Data desconocida.
Paandora, 1910-1912. National Gallery of Art.
The red poppy, 1895.